Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Endesa afirma que la luz no subirá tanto como en enero pese a la sequía

José Bogas, consejero delegado, pide un pacto con todas las fuerzas políticas para planificar los cambios del mapa eléctrico

José Bogas, consejero delegado de Endesa.
José Bogas, consejero delegado de Endesa. EFE

El consejero delegado de Endesa, José Bogas, ha asegurado que los precios de la luz no subirán tanto como en enero pasado, pese a la sequía y la falta de viento ya que aquello "fue una situación global en la que se dieron circunstancias muy específicas; ahora la situación es más local".

Bogas explicó que a principios de año se dio una "tremenda demanda de gas" que había en Europa, lo que generó "una serie de condiciones extremas agravadas por la globalización". Ahora el problema que existe es "una menor generación de electricidad por la escasez de agua y viento, pero también está más barato el petróleo y el gas" por lo que los precios no subirán con la misma fuerza que a principios de año

En su opinión, los precios deberían haber sido más bajos en abril y mayo, pero se han visto alterados por la menor producción hidráulica; aun así no cree que no suban mucho de nuevo. Así lo ha señalado durante su conferencia en el seminario 'La cuarta revolución. ¿Cómo afecta la agenda digital a la economía y a la industria?' organizado en la Universidad Menéndez Pelayo (UIMP) por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) y patrocinado por el BBVA.

Nucleares

Por otra parte, José Bogas se ha mostrado confiado ante la posibilidad de que el Ministerio de Energía pueda analizar los costes económicos que soportan las centrales nucleares para que puedan reducirlos, en parte. "Veo positivo que puedan revisar la rentabilidad que puedan tener nuestras instalaciones", ha indicado, al recordar que aunque ese negocio genera ingresos positivos, ya no es rentable. Bogas ha indicado que "esos impuestos se pusieron en un determinado contexto" pero ahora hay que replanteárselos "si queremos que las nucleares sigan formando parte del mix energético".

Ante la decisión final de Energía sobre el futuro de Garoña -el próximo 8 de agosto vence el plazo por el que el Ministerio debe pronunciarse sobre la posible reapertura de la planta burgalesa-, José Bogas se ha limitado a explicar que "esperan que el Gobierno tome la decisión" oportuna antes de la fecha indicada. De todas formas, quitó relevancia a la decisión "porque Garoña no es una pieza especial; produce 450 megavatios por lo que dentro del mapa no cambia nada seguir con ella o cerrarla. "Lo importante es que el Consejo de Seguridad Nuclear ha dicho que se puede prolongar su vida con una inversiones razonables porque es segura", apuntó.

Bogas sugirió que lo más conveniente sería ampliar hasta los 50 años la vida de las centrales nucleares. De esta forma, se podría realizar la transición energética desde los diferentes medios de producción actuales hasta la mayor producción de las renovables, con el objetivo de cumplir el objetivo europeo de cero producción de CO2 en 2050. "Si prolongáramos la vida de las nucleares hasta los 50 años no hay déficit de producción eléctrica en todo este tiempo", concluyó.