Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Finanzas personales

¿Cómo sé las cuentas bancarias que tenía un fallecido?

Los herederos tienen varias vías para conocer esta información financiera

El duelo que se pasa cuando una persona cercana fallece se ve magnificado muchas veces por las gestiones que se deben realizar. Uno de los temas a tocar, especialmente para los herederos, son los relativos a las finanzas. A partir de ahí pueden surgir varias dudas y una de ellas es si se conocen todas las cuentas que tenía el titular.

Dónde identificar las cuentas de un fallecido

Lo primero a la hora de buscar información sobre los productos financieros de un fallecido es ver qué podemos encontrar por nuestra cuenta en los documentos a los que tengamos acceso. La contabilidad propia del fallecido puede darnos mucha información, aunque no siempre se lleva al día. Si no encontramos una relación con toda la información, las facturas recibidas o extractos bancarios también pueden darnos pistas.

Una opción para conocer las cuentas de un fallecido es acudir a las entidades bancarias acreditando debidamente ser su heredero. Esta opción puede resultar un poco tediosa, ya que cada entidad solo puede ofrecer la información sobre los titulares de sus productos, y esto significa que habrá que ir a una oficina de cada entidad para informarse.

Otra opción es acudir a la delegación de la Agencia Tributaria más cercana. También en este caso habrá que acreditar ser heredero del fallecido. Allí podrás solicitar la última declaración de la renta, donde aparecen los números de cuenta.

¿Qué necesito para pedir información sobre las cuentas bancarias de un fallecido?

Lo primero que habrá que presentar, tanto en las entidades bancarias como en la Agencia Tributaria, es el certificado de defunción para demostrar que, efectivamente, se pide información de una persona fallecida.

Además, para solicitar dicha información hay que demostrar ser heredero del titular de las cuentas sobre las que se pide la información. Habrá que presentar el certificado de últimas voluntades, el testamento o la declaración de herederos.

¿Cómo organizar tus cuentas en previsión de futuros problemas?

Las finanzas personales pueden suponer un inconveniente para las personas de tu alrededor en caso de percance. Prevenir escenarios difíciles cuando todo va bien es una forma de facilitar trámites en caso de incidencias, tales como accidentes o similares. Es algo opcional y va muy ligado a los deseos de cada persona, pero a veces no se hace simplemente por falta de tiempo o por no considerarlo necesario si todo va bien.

Las medidas a tomar pueden ser tan variadas como personas hay, pero sí se pueden tener en cuenta algunas de las opciones más generales. Lo principal es llevar una relación con los productos bancarios de los que uno es titular, empezar por llevar un control propio de las finanzas personales. Aquí también se podría incluir otros productos como seguros o titularidad de algunos bienes. A partir de ahí las opciones se abren y habría que hacerse varias preguntas: ¿Quiero incluir algún cotitular por precaución? ¿Sería adecuado en temas de fiscalidad? ¿Prefiero poner algún autorizado? ¿Tengo toda la información en algún lugar (físico u on line) para entregar a alguien que elija en determinados supuestos? ¿Incluyo una lista de información económica en el testamento? No hay respuesta buena, solo aquella que se adapte más a las circunstancias y preferencias de cada persona.