Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de la Reserva Federal indica que subirá los tipos de forma gradual

Jerome Powell se muestra continuista y anticipa que la inflación en EE UU seguirá subiendo este año

Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal, este martes en el Capitolio.
Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal, este martes en el Capitolio. AP

El precio del dinero seguirá subiendo en Estados Unidos sin sobresaltos. Jerome Powell, confirmó en su primera comparecencia como presidente de la Reserva Federal ante el Congreso de Estados Unidos que no habrá volantazos en la política monetaria estadounidense con respecto a la doctrina de Janet Yellen y que proseguirá con un incremento de tipos de interés de forma gradual, manteniendo el impulso al crecimiento económico.

Powell, de 65 años, enfatizó ante los legisladores que la senda para los próximos años buscará el equilibrio entre “evitar el recalentamiento de la economía” y mantener la inflación en el 2%, que aún no ha logrado. Por ello, para la Fed, “la mejor manera de promover ambos objetivos son nuevos incrementos de los tipos de interés graduales”, señaló, a un ritmo que, insistió, seguirá de cerca la evolución de la economía.

El mandato de Janet Yellen al frente a la Fed se caracterizó por una subida del precio del dinero muy lenta, excesivamente lenta para algunos, que advierten del excesivo calentamiento en los mercados financieros. Yellen solo dio al botón cuando vio un crecimiento de empleo lo bastante sólido, después de Estados Unidos sufriera la peor crisis desde la Gran Depresión. Asumió el timón de la política monetaria en 2014, cuando la debacle financiera había pasado, con los tipos de interés en cero y la misión de llevarlos a una senda de normalidad. Aprobó la primera subida en diciembre de 2015 a la que se solo se sumaron cuatro más hasta que dejó su puesto a primeros de este mes.

Los expertos esperan entre tres y cuatro subidas de tipos a lo largo de este año y muchos anticipan que la próxima se dé en marzo. Powell no se pornunció sobre ello, aunque sí transmitió un mensaje de optimismo en la economía, destacando lo sólido de su crecimiento, y quitó hierro a la volatilidad que los mercados han sufrido recientemente. “El viento en contra que padeció la economía de Estados Unidos en años anteriores ahora se convirtió en viento a favor", señaló.

Lo que tendrá que modular el patrón de la Fed es la fuerza de ese viento combinado con la política monetaria, sobre todo ahora que convivirá con los estímulos fiscales derivados de la gran rebaja de impuestos impulsada por Donald Trump. “En este entorno, calculamos que la inflación a 12 meses subirá este año y se estabilizará en torno al objetivo del FOMC (siglas en inglés del comité que decida sobre los tipos dentro de la Fed) del 2% en el medio plazo. Los sueldos también subirían a un ritmo más elevado”, explicó.

Más información