Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La semilla del coche autónomo

Más que una fantasía futurista, la investigación por la autoconducción está añadiendo ya medias de seguridad pioneras a los coches nuevos que buscan que cada vez se toque menos el volante

Que el coche se conduzca solo es, para la mayoría de los usuarios, una fantasía o una ficción futurista tan plausible como los coches voladores de Blade Runner. Sí, llegarán, pero en el futuro. Y sin embargo, la semilla del coche autónomo ya se encuentra plantada en los vehículos actuales, en los equipamientos de seguridad que montan los nuevos automóviles de serie u opcionales y que derivan hacia una conducción en la que el usuario ya no toma solo todas las decisiones.

Toyota lanzó un nuevo ecosistema de movilidad con el el prototipo e-Palette en la feria CES 2018.
Toyota lanzó un nuevo ecosistema de movilidad con el el prototipo e-Palette en la feria CES 2018.

Muchos conductores ya están acostumbrados a que su vehículo realice un control de velocidad adaptado a las circunstancias del tráfico vigilando la distancia de seguridad; a que corrija la marcha si el coche se sale del carril; avise de circunstancias del tráfico y modifique rutas o incluso que aparque solo. Este año, vehículos de Audi, BMW, Nissan, entre otros, saldrán equipados con lo que puede llamarse autoconducción de Nivel 2, que suman todas estas medidas que también integra el Autopilot de Tesla.

Pero además, en el mes de abril, entrará en vigor la obligatoriedad de instalar la llamada de emergencia o e-call. De este modo, ningún Estado miembro de la Unión Europea homologará un vehículo que no tenga instalado este sistema de serie. Supone que el propio vehículo llamará a los servicios de emergencia del país en caso de accidente grave o lo harán los viajeros conscientes sólo pulsando un botón. La decisión autónoma del vehículo, que detecta ese problema y actúa en segundos, permitirá salvar a más de 3.000 personas al año.

¿Cuáles son los siguientes pasos? En el reciente CES, la mayor feria de tecnología de consumo del mundo, los coches fueron los protagonistas con sus avances en autoconducción. Estas son algunas claves de nuevos productos.

Mapas

Para que un coche conduzca solo, la clave está, en primer lugar, en que tenga el mejor mapa. La empresa Intel anunció en el CES que dos millones de vehículos de BMW, Nissan y Volkswagen van a usar la tecnología Mobileye Road Experience Management (REM) para generar datos recopilados con aportaciones colectivas para elaborar y actualizar rápidamente mapas en alta definición, escalables y a bajo coste a lo largo de este año gracias a una cámara colocada en la parte delantera del vehículo que enviará datos a la nube. A medio plazo, guiarán a toda una generación de coches autoconducidos. Tienen una aplicación de mejora de la conducción inmediata.

Taxis autónomos

Ocho BMW Serie 5 equipados con la tecnología para conducción autónoma de Aptiv y gestionados por la empresa de servicios de transporte Lyft funcionaron como taxis autónomos por la ciudad de Las Vegas para los asistentes al CES hace una semana. Realizaban viajes entre 20 puntos determinados de la ciudad y, aunque el coche se conducía prácticamente solo por la ruta determinada e identificaba objetos en movimiento en su camino, llevaba un conductor para evitar situaciones de riesgo.

Transporte y logística

Hacia el transporte camina el nuevo prototipo autónomo de Toyota, llamado e-Pallete. El curioso vehículo puede transportar personas en rutas determinadas pero también mercancías o convertirse en un escaparate con ruedas que se encamina hacia lugares bulliciosos para mostrar productos gracias a un interior modular. Tiene acuerdos con Amazon, DiDi, Mazda, Pizza Hut y Uber para desarrollar este proyecto. También Ford ha cerrado un acuerdo con Pizza Hut, que entra en vigor en marzo, para llevar sus productos en vehículo autónomo en pruebas.

Control solo por voz

Los asistentes de voz para los dispositivos son el nuevo bastión que las tecnológicas tratan de controlar y no podía tardar en llegar el momento en el que Siri (Apple), Cortana (Microsoft) o Alexa (Amazon) se colaran en los coches. Esta última ya ha firmado un acuerdo con Toyota para integrar estos controles en sus Lexus. Daimler, por su parte, ha invertido en una empresa de mapeo llamada What3words que permitirá identificar cualquier destino del mundo con solo tres palabras.

Aprendiendo del conductor

Daimler presentó su nuevo sistema multimedia intuitivo e inteligente MBUX. Cuenta con inteligencia artificial, que aprende las preferencias del conductor y se acopla a ellas, sistemas de navegación con realidad aumentada, controles por voz que entienden peticiones naturales como “Hey Mercedes, tengo frío” y además te avisan de que tienes que salir porque llegas tarde a tu siguiente cita.

Reconocimiento facial

Volkswagen anunció en Las Vegas que trabajará con el fabricante de chips Nvidia para el reconocimiento facial y de gestos del conductor, tanto a la hora de abrir el coche como para captar distracciones, cansancio y otras cuestiones que puedan perturbar la conducción.

Leer el cerebro

Brain-to-Vehicle (B2V) es la tecnología que ha presentado Nissan, un sistema que permitirá a los vehículos interpretar las señales del cerebro del conductor, redefiniendo cómo las personas interactúan con sus automóviles. Este avance de Nissan, en colaboración con la española Bitbrain, el Instituto Federal Suizo de Tecnología y el Instituto Nacional de Investigaciones Científicas de Canadá, usa un dispositivo que mide la actividad de la onda cerebral, que luego se analiza mediante sistemas autónomos. Al anticipar el movimiento previsto, los sistemas pueden tomar medidas, como girar el volante o ralentizar el automóvil, de 0,2 a 0,5 segundos más rápido que el conductor, mientras permanecen en gran medida imperceptibles.

Hablar con la ciudad

En esto trabaja Ford aliado con Qualcomm. Busca desarrollar dispositivos que permitan que sus vehículos se comuniquen directamente con otros coches, con peatones o infraestructuras. Mediante la tecnología Vehicle-to-Everything (CV2X) de Qualcomm, los coches crearán una “conversación” con datos a los que podrían acceder en tiempo real las autoridades o responsables locales para “resolver problemas” en las ciudades del futuro, entre ellos “descongestionarlas”, afirmaron.