Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La deuda pública española sube en 9.000 millones en noviembre

Los pasivos de la Administración se sitúan en el 98,38% del PIB, ligeramente por encima de la meta fijada por Bruselas

Sede del Banco de España, en Madrid.
Sede del Banco de España, en Madrid.

La deuda del conjunto de Administraciones Públicas españolas aumentó en 9.043 millones en noviembre, hasta situarse en los 1,142 billones de euros. En euros, supone la mayor cantidad jamás registrada y encadena 41 meses consecutivos por encima del billón, según los datos publicados este miércoles por el Banco de España.

En relación al Producto Interior Bruto y por tanto a la capacidad de pago del país, representa el 98,38% del PIB según los cálculos del Ministerio de Economía cogiendo la estimación del PIB de noviembre. Esta cifra se sitúa por debajo del 98,98% con el que se cerró en 2016 pero ligeramente por encima del 98,1% comprometido con Bruselas. Pese a estas cifras, el Ministerio de Economía espera cumplir con el objetivo que marcan las autoridades europeas. De ser así, sería la primera vez en la crisis que España lo consigue sin aplazamientos o relajaciones de metas.

No obstante, en los últimos doce meses la cantidad de deuda pública en euros ha subido un 3,8%. Esta tasa de incremento se encuentra muy lejos del 20% que llegó a dispararse en 2012. Pero sigue siendo un ritmo de crecimiento elevado. Solo el hecho de que el PIB y la inflación crezcan mucho está permitiendo bajar la ratio. El PIB nominal, que incluye el efecto de la inflación, ronda un crecimiento del 4,2%. Si la economía reduce su tasa de crecimiento tal y como esperan los analistas, la disminución de deuda se hará más difícil.

De hecho, ya va a un ritmo bastante lento. Entre 2000 y 2008, el endeudamiento descendió a razón de unos 3 puntos por año. Ahora ni siquiera se consigue bajar un punto por año, en parte porque la inflación no despega. Desde finales de 2014, cuando se alcanzó el 100,4% del PIB, la deuda apenas ha menguado en dos puntos.

En 2017, el coste medio de la deuda en circulación del Tesoro se colocó en el 2,55%, un mínimo histórico. No obstante, estos tipos tan bajos se deben en gran medida a que en 2017 el BCE adquirió 79.929 millones de euros de deuda pública española, casi el doble de lo que aumentó el endeudamiento. Cuando estás compras se detengan, algo que en principio está previsto para septiembre de este año, podría empezar a notarse en el coste de la deuda. Poco a poco, conforme se endurezcan las condiciones financieras, los intereses de la deuda podrían lastrar los presupuestos. Además, en el caso de una crisis, el Estado dispondría de poco margen fiscal. De ahí que sea tan importante ir recortando el endeudamiento.