Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Startups’ que ayudan a ‘startups’

Los emprendedores ya tienen al alcance del móvil herramientas para cubrir sus necesidades: acceder a financiación, formarse, mejorar su servicio o encontrar socios y empleados

Quien lo ha intentado lo sabe. Una de las fases más duras a la hora de emprender es el arranque. Materializar una idea, superar el papeleo, encontrar dinero, asentar el modelo de negocio o formar un equipo son algunas de las tareas con las que se topan los que comienzan un proyecto. En esos momentos, contar con el apoyo de personas que comprendan la situación, las necesidades y los objetivos de un empresario en el escenario actual puede suponer un impulso definitivo. Y si el impulso viene desde el móvil, con el ahorro en tiempo y dinero que ello suele implicar, mucho mejor. Por ello surgen iniciativas dedicadas a respaldar a las pymes desde la filosofía startup: digitales, con un equipo joven y multidisciplinar que comparte la visión de sus clientes y conocedores de los principales problemas que enfrentan.

Trust·u nace para ayudar a los pequeños negocios y pymes en general a tener más oportunidades de éxito. En concreto, permitiendo el acceso a la financiación que tanto les cuesta conseguir”, sostiene Gustavo Vinacua, ex responsable de innovación abierta de BBVA, y CEO de Trust·u, plataforma con base en el Centro de Innovación de la entidad española cuyo principal servicio consiste en la concesión de préstamos de hasta 30.000 euros a empresas de menos de 30 meses de antigüedad, las que más complicado tienen conseguir recursos en el modelo bancario actual, como señala el propio Vinacua: “La financiación tradicional se articula en torno al histórico de estados financieros de la compañía por lo que, en su etapa inicial, las empresas no cuentan con suficiente historial financiero para acceder a préstamos o créditos”. Estudios como el Informe sobre financiación de la pyme en España, que elabora la Confederación Española de Sociedades de Garantía (SGR-CESGAR), confirman la visión del ejecutivo. Según esta encuesta, publicada el pasado mayo, un 56% de las pymes que necesitaron un crédito en los últimos seis meses tuvieron dificultades para financiar sus iniciativas.

Multiplicar la familia y los amigos

La gestión de Trust·u es 100% online: “No hace falta acercarse a ninguna sucursal. Básicamente, si en el entorno próximo a la pyme, amigos y familiares de los socios, confían y le dan un pequeño apoyo económico, nosotros también podremos hacerlo y prestarles el resto de dinero que de otra forma no conseguirían, y sin garantías ni avales. No inventamos nada en realidad, simplemente potenciamos lo que sucede cuando un emprendedor necesita dinero para que su negocio funcione: pide ayuda a su familia y amigos”, valora el responsable de la plataforma.

Para evaluar la concesión del préstamo Trust·u ha creado un índice de confianza que permite no solo establecer la salud financiera de un negocio sino también determinar la posición que ocupa respecto a otros de tamaño similar en el mismo sector: “Hemos desarrollado un sistema de riesgos crediticios basado en inteligencia artificial que se combina con el elemento social [el aporte de los allegados a la pyme] para que, aún sin tener mucha información de nuestros clientes, podamos prestarles dinero”, apunta Vinacua, que destaca que “el proceso se lleva a cabo en menos de 3 minutos y solo con el CIF y la conexión de su cuenta bancaria”. “Desde que nacimos el pasado mes de julio ya tenemos varios miles de pymes entre nuestros usuarios, con un perfil de actividad muy variado”, resume. Trust·u cuenta con 12 expertos en aprendizaje automático, gestión de riesgos y diseño, liderados por profesionales con una dilatada trayectoria en banca, fintech e innovación. “Nuestro equipo tiene experiencia propia en emprendimiento, conocemos las dificultades a las que se enfrentan las pymes porque también nos ha pasado. Tenemos gente de más de 50 años y de bastante menos de 30 con ganas de ayudar al desarrollo de este ecosistema junto con los familiares y amigos de nuestras pymes”, remata el consejero delegado.

Así es el índice de confianza de Trust·u. ampliar foto
Así es el índice de confianza de Trust·u.

Vinacua fija como objetivo en el horizonte de Trust·u seguir apoyando a los emprendedores con herramientas útiles en su día a día: “Queremos devolver los datos que nos facilitan de tal forma que puedan usarlos para mejorar la gestión de su negocio”. Esa es también la meta de Holvi, startup finlandesa fundada en 2011 que desde 2016 forma parte del Grupo BBVA con funcionamiento autónomo. Sus servicios, a mitad de camino entre la banca y el comercio online, incluyen una plataforma de ventas, gestión de la facturación y control del flujo de caja. Su software ofrece una solución sencilla para arrancar un negocio digital: seguimiento de la evolución financiera, contabilidad, realización de transferencias o pagos de salarios, digitalización de recibos o incluso una herramienta para el diseño y la administración de la tienda virtual. Las cuentas de Holvi son internacionales y pueden abrirse y manejarse desde cualquier lugar. Un espíritu globalizador presente en una plantilla de unos 40 trabajadores con 18 nacionalidades distintas.

Nuestro equipo tiene experiencia propia en emprendimiento, conocemos las dificultades a las que se enfrentan porque también nos ha pasado

Gustavo Vinacua, CEO de Trust·u

En Bridge for Billions (B4B) se dieron cuenta de que la financiación y la contabilidad no eran los únicos terrenos complicados para una startup en ciernes. “El ecosistema de aceleración de proyectos es poco democrático, y eso es lo que intentamos cambiar. Muchos emprendedores son rechazados por las incubadoras no porque no tengan buenas ideas, sino por falta de recursos”, asegura el fundador de esta iniciativa, Pablo Sánchez Santaeufemia. B4B ofrece formaciones online de tres meses con mentores expertos en dar forma a proyectos que arrancan por unos 340 euros, un precio inimaginable en otros programas. “Además, no pedimos equity, es decir, nuestro modelo de negocio no se basa en coger un 30% de las acciones de los proyectos que apoyamos”, subraya el director.

Más de 300 proyectos han sido acelerados por Bridge for Billions desde que nació hace dos años. “Damos la oportunidad de crecer a ideas que en otros lugares han sido rechazadas porque no hay sitio o que sencillamente no tienen dónde incubarse en el lugar en el que nacen”, amplía Santaeufemia. Sus cursos enseñan a desarrollar un plan de negocio y una imagen de marca: “Además, permiten seguir con precisión la evolución del trabajo realizado siempre en contacto con los mentores y consiguen que los emprendedores sean capaces de dar forma a su proyecto y de presentarlo ante posibles inversores con todas las garantías”. El responsable de B4B destaca que la clave de su compañía es parecerse a las startups que apoyan: “También somos emprendedores, sabemos lo que es lanzarse a la piscina, compartimos vivencias con nuestros clientes. Somos menos de 20 personas y también funcionamos desde varios lugares del mundo y hablamos siete u ocho idiomas, algo habitual en los equipos actuales. Y no nos ponemos en pedestales o tarimas”.

Los últimos pasos de Bridge for Billions apuntan a la creación de una comunidad de la que poder nutrirse: “Los emprendedores pasan a un foro donde seguimos creando oportunidades de aprendizaje entre ellos mismos. Allí pueden encontrar socios o colaboradores que comparten sus intereses”. La encuesta The starting up in Spain elaborada por la asociación Startups Made in Spain concluyó tras preguntar a casi 200 compañías españolas que una de sus principales dificultades era hallar socios o personal adecuado para sus proyectos. Switch trata de solventar ese problema con un punto de vista original. Se trata de una app para encontrar trabajadores (y trabajo) que sigue el mismo método que aplicaciones de citas como Tinder. El cliente selecciona el perfil del empleado que busca y su localización, y los resultados de la búsqueda van apareciendo para que los descarte (igual que en Tinder, desplazando a ese candidato hacia la izquierda) o muestre interés (hacia la derecha), en cuyo caso se podría iniciar un chat para profundizar en la búsqueda o incluso concertar una entrevista.

Esta noticia, patrocinada por BBVA, ha sido elaborada por un colaborador de EL PAÍS.