Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Boeing y Embraer exploran las posibilidades de una fusión

Los títulos del fabricante brasileños se apreciaron cerca de un 30% tras confirmarse las conversaciones

Logos de las compañías aeroespaciales Boeing y Embraer
Logos de las compañías aeroespaciales Boeing y Embraer AFP

Boeing y Embraer se tantean para combinarse. Los dos fabricantes de aviones confirmaron que mantienen conversaciones desde hace tiempo para forjar una eventual fusión. Eso hizo que los títulos de la compañía brasileñas se dispararan hasta un 30%. Pero aunque los inversores interpretan que el acuerdo es posible, dependerá de que el Gobierno brasileño considere que la operación es favorece a sus intereses.

Ambas empresas anuncian que los detalles para de la fusión aún está por cerrar. Según el ministro de la Presidencia (brazo derecho del mandatario), Moreira Franco, el presidente Michel Temer no se manifiesta sobre especulaciones e aguarda un comunicado formal de Embraer sobre el tema. Según diarios brasileños, Temer está a favor de las negociaciones, siempre y cuando eso no perjudice el control que tienen los accionistas sobre la compañía. “En mi Gobierno, la Embraer jamás será vendida”, le achacan a Temer los periódicos de Brasil.

Él lo niega pero constan consultas de su gabinete sobre la venta de la acción de oro (golden share) del Gobierno sobre Embraer. Sin ella, el Gobierno pierde el poder de veto.

La fusión de Boeing y Embraer es una opción sobre la que se lleva especulando desde hace tiempo en Wall Street. La idea tomó cuerpo a raíz de que la canadiense Bombardier cediera hace dos meses a la europea Airbus el control del programa CSeries, que ensamblará en Alabama. Era una maniobra estratégica para evitar el arancel antidumping que desde septiembre le aplica Estados Unidos.

Las acciones de Embraer fueron suspendidas un par de veces durante la jornada, por la volatilidad excesiva. Boeing dispone de efectivo suficiente para financiar una adquisición completa de la compañía sin que le afecte. La operación, además, tiene sentido para el grupo estadounidense, porque le permitiría cubrir un mercado que abandonó hacia varias décadas y por el que hay un interés creciente.

La compañía brasileña es un actor clave en el segmento de aviones regionales, donde compite precisamente con Bombardier. Es, además, un mercado que está creciendo a escala global. Boeing, aunque va sobrada de liquidez y es uno de los valores que más se apreció en Wall Street este año, suele ser muy conservadora a la hora de ejecutar sus inversiones. Por lo que antes de mover ficha, debe verle sentido.

La operación también tiene sentido para Embraer, a la vista de que hay nuevos fabricantes que tratan de abrirse camino en el mismo mercado de aviones de hasta 150 asientos. Lo que se debe determinar aún es qué tipo de combinación se pactaría y que nivel de control cedería al Gobierno de Brasil, que tiene una acción de oro que le permite vetar cualquier operación de compra. La cesión total del control está descartada.