Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mapfre indemnizará con 1.100 millones por siniestros en Caribe, EE UU y México

La aseguradora española saldrá de Nueva York y otros cuatro estados y restructura sus operaciones internacionales

Antonio Huertas, presidente de Mapfre.
Antonio Huertas, presidente de Mapfre. EFE

La aseguradora española Mapfre abonará más de 1.100 millones de euros a sus clientes en indemnizaciones por los siniestros ocurridos durante el tercer trimestre, como los huracanes en el Caribe y EE UU y los terremotos de México. El impacto de estos siniestros en la cuenta de resultados se mantiene en los 176 millones de euros que ya anunció la aseguradora.

Así lo ha explicado este viernes el presidente de Mapfre, Antonio Huertas, durante el segundo Día del Inversor que celebra la entidad, con objeto de "aumentar la cantidad y calidad de la información que reciben sobre la compañía los accionistas, clientes, trabajadores y proveedores", lo que se conoce como stakeholders o grupos de interés.

Huertas ha insistido en que el impacto específico de las catástrofes no altera la evolución de la empresa y que los cambios en la organización que ha introducido la compañía en EE UU, Eurasia y la zona norte de Latinoamérica les ayudarán a seguir avanzando con su estrategia de foco en el crecimiento "rentable".

Además, la aseguradora española saldrá de cinco estados en Estados Unidos (Nueva York, Nueva Jersey, Kentucky, Tennessee e Indiana) y restructurará sus operaciones internacionales, según ha anunciado este viernes la compañía a la Comisión del Mercado de Valores (CNMV).

La aseguradora ya ha contratado los servicios de un banco de inversión para la venta de su filial en Nueva York y está dando "los pasos necesarios" para su salida "ordenada" de Nueva Jersey, Kentucky, Tennessee e Indiana, donde buscará traspasar el negocio a operadores de seguros "allá donde sea viable".

La compañía ha decidido centrar su negocio estadounidense en aquellas zonas que considera "claves", entre ellas Massachusetts, Rhode Island, New Hampshire, Vermont, Maine y California, y dejar Nueva York y Nueva Jersey por la elevada regulación y número de litigios (con abundantes fraudes en protección contra daños personales) y el alto ratio de gastos de gestión de siniestros.

En el caso de los estados de Indiana, Kentucky y Tennessee, la decisión de Mapfre de salir de ellos se basa en el bajo grado de automatización y en que no puede resultar competitiva.

Al mismo tiempo, la aseguradora simplificará la estructura de su negocio en Estados Unidos, reduciéndola de cuatro a tres regiones (Nordeste, Este Central y Oeste).

Mapfre también hará cambios en su estructura internacional, de forma que a partir del 1 de enero sus áreas EMEA y APAC se integrarán en la nueva región Eurasia con el objetivo de optimizar sus operaciones en Europa y Asia. En Latinoamérica Norte, Mapfre creará una nueva subregión, con todos los negocios de América Central y República Dominicana.

La compañía ha destacado que está cumpliendo los objetivos financieros recogidos en su plan 2016-2018, con una tasa anual de crecimiento compuesto (TACC) de aproximadamente el 5% y un pay-out de entre el 50% y el 65%, y ha señalado que su modelo de negocio "garantizará un crecimiento rentable sostenido en los próximos años".