Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Japón mantiene su racha expansiva en el tercer trimestre

La tercera economía mundial crece un 1,4% por el buen comportamiento de su sector exterior

Viandantes cruzan las calles del distrito de compras de Shibuya, en Tokio.
Viandantes cruzan las calles del distrito de compras de Shibuya, en Tokio. AP

Japón se anotó en los últimos tres meses una nueva pequeña victoria en su objetivo de lograr que su economía crezca de forma estable y duradera. La tercera economía mundial creció un 1,4% entre julio y septiembre a un ritmo anualizado, o un 0,3% en comparación con el trimestre anterior, según informó este miércoles la Oficina del Gabinete nipón. El país encadena así siete trimestres consecutivos en expansión, algo que no ocurría desde comienzos de siglo.

La buena salud de las exportaciones, que crecieron un 1,5% por el aumento de la demanda global, contribuyó de forma decisiva al crecimiento y contrarrestó la caída del consumo privado (-0,5% intertrimestral). El Gobierno atribuyó este mal comportamiento del gasto de los hogares a un factor coyuntural: el mal tiempo en el archipiélago durante el verano, que afectó al gasto en viajes y en hostelería. Entre abril y junio, de hecho, el Producto Interior Bruto (PIB) nipón había logrado avanzar hasta un 2,5% a un ritmo interanual.

La inversión empresarial también mostró un leve avance, con un crecimiento del 0,2%, debido a la mejora de los resultados corporativos y unos niveles crecientes de confianza en la economía. "No hay ningún cambio en nuestra visión de que Japón se está recuperando de forma moderada", aseguró en rueda de prensa el ministro de Economía nipón, Toshimitsu Motegi, informa Reuters.

A pesar del buen comportamiento observado en los dos últimos años, el nivel de inflación en el país sigue muy por debajo del 2% deseado. En septiembre los precios crecieron solo un 0,7% interanual, y los economistas aseguran que como máximo se alcanzará el 1% en unos meses debido al incremento del precio del petróleo. Pero dudan de que a corto plazo se supere este umbral, en parte porque los salarios siguen sin aumentar.

Por esta razón, nadie prevé a corto plazo que el Banco de Japón reduzca su vasto programa de estímulo monetario, que ejerce de salvavidas de la economía nipona desde hace prácticamente un lustro. La reciente victoria en las urnas del primer ministro, Shinzo Abe, garantiza una política económica de continuidad en los próximos años, que los analistas consideran que no ha dado los frutos que debería por la falta de ambición para llevar a cabo reformas estructurales que permitan aumentar la competitividad del país.

A pesar del aceptable rendimiento durante el tercer trimestre, Kowei Iwahara, analista de Natixis, considera que Japón se volverá más sensible al desempeño económico del resto del mundo. "Por lo general, el perfil de crecimiento se deterioró durante este trimestre. La demanda interna se redujo y la externa fue el único motor de crecimiento. Con un aumento salarial estructuralmente débil debido a una reforma limitada del mercado de trabajo, es poco probable que la demanda de los hogares sea un importante impulsor de la economía", explica en una nota.

Shinzo Abe, además, ha prometido mantener el plan de subir el IVA del 8% actual al 10% en 2019, salvo que haya una debacle económica severa que lo impida. El objetivo es llegar allí con la mayor fortaleza posible, porque el aumento impositivo supondrá un golpe importante al PIB nipón. Cuando en abril de 2014 se tocó el IVA por primera vez en 17 años -pasó del 5% al 8%-, los efectos sobre el consumo fueron peores de lo esperado y llevaron a Japón a la recesión.

A pesar de los vaivenes durante su mandato, Abe defiende que desde que llegó al poder la tasa de desempleo en el país ha caído del 4,4% al 2,8%, situándose en mínimos de los últimos 25 años. Los analistas, sin embargo, creen que esta caída responde más a un fenómeno estructural derivado de la escasez de mano de obra por el patrón demográfico del país y la ínfima inmigración.

Más información