Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Uber en Reino Unido debe tratar como asalariados a sus conductores

La razón es que les exige un mínimo de disponibilidad y que acepten al menos el 80% de los trayectos solicitados

Un usuario con la aplicación de Uber en el centro de Londres.
Un usuario con la aplicación de Uber en el centro de Londres. REUTERS

El tribunal de apelación laboral de Londres (EAT, por sus siglas en inglés) ha rechazado el recurso que presentó Uber y le insta a tratar a sus conductores en Reino Unido como asalariados, y no como autónomos, ya que Uber les exige un mínimo de disponibilidad y que acepten al menos el 80% de los trayectos que les soliciten si están conectados a la aplicación.

La sentencia emitida ayer (contra la que cabe recurso) llega en respuesta a la apelación que la compañía de transporte presentó a la justicia británica tras un fallo de 2016. En aquel se daba la razón en primera instancia a dos de sus trabajadores, James Farrar y Yassen Aslam, que denunciaron a Uber porque reclamaban unos derechos básicos y la justicia lo consideró adecuado.

Sin embargo, Uber sigue peleando para evitar tener que garantizar a los chóferes una remuneración mínima de 8,5 euros la hora y vacaciones pagadas. Solo se responsabiliza de garantizar un seguro de enfermedad o accidente. La compañía tiene cerca de 50.000 conductores en Reino Unido.

El director general de Uber en Londres, Tom Elvidge, anunció que la compañía volverá a recurrir esta sentencia, para lo que tiene 14 días. “Casi todos los chóferes contratados de forma privada han sido autónomos durante décadas, mucho antes de que existiera nuestra aplicación”, defendió.

En este sentido, añadió que, la principal razón por la que los conductores usan Uber es que "valoran la libertad que les da para elegir cuándo y cómo trabajan", al tiempo que confirmó que apelaría la sentencia.

A esta nueva disputa se le une la lucha por mantener su licencia en Londres, después de que el regulador de transporte londinense (TfL, por sus siglas en inglés) decidiera el pasado mes de septiembre no renovar la licencia para circular la ciudad.