Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco de Inglaterra sube los tipos de interés por primera vez en una década

El supervisor eleva 0,25 puntos el precio del dinero pese a que ve impacto en la economía por el Brexit

El Banco de Inglaterra sube los tipos de interés por primera vez en una década. El alza es de 0,25 puntos, hasta situarlos en el 0,50% y ha sido acordada esta mañana por siete votos contra dos en el Comité de Política Monetaria. La institución da así un paso hacia una política monetaria normalizada tras años de rebajas, a tenor de los datos económicos que muestran un desempleo bajo y una inflación elevada.

El Gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney
El Gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney AP

La primera medida monetaria restrictiva en diez años se produce a pesar de unas previsiones económicas relativamente negativas. El supervisor recuerda que el Brexit está afectando a las cifras de inversión y que la salida de la UE "está teniendo un efecto reseñable en las previsiones económicas". La incertidumbre asociada la salida de la UE, además, está afectando al consumo doméstico. Y eso, añade, ralentiza el crecimiento.

Las expectativas del Comité de Política Monetaria son de un crecimiento del 1,7% al año durante los tres próximos ejercicios. Se trata de un desempeño sustancialmente inferior al 2,5% que ha sido la media en las últimas décadas, pero lo bastante alto como para generar inflación, debido a la incertidumbre del Brexit, la baja productividad y el escaso margen para aumentar las cifras de empleo.

El Banco de Inglaterra ha comunicado que mantiene, además, el programa de compra de activos en su ritmo actual de 10.000 millones de libras. La subida de hoy, ha señalado la entidad, supone el inicio de un alza “gradual” del costo del endeudamiento. Harán falta, ha anunciado, dos subidas similares más en los próximos dos años para controlar los precios.

La medida hará que los casi cuatro millones de hogares con hipotecas a interés variable deban enfrentarse a una subida del precio de su hipoteca. La autoridad monetaria calcula que cerca de dos millones de personas no han experimentado nunca una subida de los intereses desde que firmaron su hipoteca. La subida, no obstante, proporcionará un modesto aumento en las ganancias de 45 millones de ahorradores.

Los tipos de interés en Inglaterra habían estado en el 0,5% desde mayo de 2009, cuando la institución los redujo por la crisis financiera global. Bajaron todavía más, al 0,25%, en agosto de 2016, poco después de que los británicos decidieran abandonar la Unión Europea en el referéndum celebrado en junio de ese año. El Brexit produjo tensiones en las Bolsas y la depreciación de la libra, por lo que el organismo que dirige Mark Carney optó por aquel recorte de los tipos que este jueves queda corregido de nuevo.

Ahora, con el desempleo en el mínimo histórico del 4,3%, la economía británica ha resistido mejor de lo previsto los efectos de la negociación con Bruselas. Aunque el avance interanual del PIB es el 1,5% (más débil que en 2016), en términos trimestrales creció en el tercer tramo del año un 0,4%, por encima del 0,3% de los dos trimestres precedentes. La inflación se coloca en el 3%, y la autoridad monetaria espera que este mes alcance un pico de 3,2%, con lo que la subida de los tipos iría en parte encaminada a evitar un alza excesiva.

La subida de tipos en Inglaterra, aunque sea de forma suave, es un paso en la vuelta a políticas monetarias anteriores a la Gran Recesión. El banco central de Estados Unidos, la Reserva Federal, ya tomó la decisión de comenzar a subir los tipos en diciembre de 2015. Los elevó un cuarto de punto y los situó entre el 0,25% y el 0,5%. Desde entonces, ha realizado otras dos subidas. El Banco Central Europeo, por su parte, mantiene todavía invariables los intereses en el 0%, su mínimo histórico. Mario Draghi apuntó en la última reunión del consejo de gobierno, la de octubre, que probablemente hasta 2019 no lleguen las subidas a la zona euro, aunque dependerá de la evolución económica.