Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bankia espera que el Gobierno privatice otro paquete de acciones antes de Navidad

El banco público gana 739 millones hasta septiembre, un 1% más, gracias a las menores provisiones y las operaciones financieras

Jose Sevilla, Consejero Delegado de Bankia, presenta resultados del trimestre en Madrid.
Jose Sevilla, Consejero Delegado de Bankia, presenta resultados del trimestre en Madrid.

El consejero delegado de Bankia, José Sevilla, confía en que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), dependiente del Ministerio de Economía, encuentre "ventanas" para privatizar otro paquete de acciones de la entidad "en noviembre o a final de año", aunque ha matizado que es una decisión del accionista. Luis de Guindos, ministro de Economía, afirmó en septiembre pasado que el Estado preparaba la colocación de entre el 7% y el 9% del capital de Bankia; ahora controla el 67% de las acciones. Sin embargo, la crisis de Cataluña hizo posponer, una vez más, los planes del ministerio. No obstante, Guindos añadió que la operación era posible de llevar a cabo este año si se "solventa" y "endereza" la situación política en Cataluña.

"Confiábamos en que una vez se aprobara la integración con Banco Mare Nostrum (BMN) y Bankia", que esperan culminar para fin de 2017 o principios de 2018, "el accionista encontrara ventanas para la privatización", ha reconocido durante la presentación de los resultados de la entidad. En los nueve primeros meses del año Bankia ganó 739 millones, un 1% más que el mismo periodo del año anterior, gracias a las menores provisiones y a los beneficios de las operaciones financieras. Además, elevó los ingresos por comisiones y mejoró la cartera de créditos morosos. 


"Es verdad que los eventos que hemos tenido probablemente han influido de Cataluña ha afectado a las oportunidades de venta de un paquete de Bankia; el mercado se ha vuelto muy volátil" admitió Sevilla. No obstante, afirmó que hay interés entre los inversores por entrar en el negocio bancario y sobre todo, en la compra de carteras inmobiliarias de entidades financieras.

Los seis grandes bancos ganan un 16% más hasta septiembre

Los seis principales bancos cotizados —Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Sabadell y Bankinter— ganaron 11.783 millones en los nueve primeros meses del año, un 16,1% más que el mismo periodo de 2016.

Solo Bankinter ha reducido sus ganancias (-6%) en el periodo, frente a los incrementos de los más grandes: CaixaBank logró 1.488 millones, un 53,4% más por la inclusión del portugués BPI; BBVA ganó 3.449 millones (+23,3%); Santander, el que más obtuvo, 5.077 millones, (+10,3%); Bankia 739 millones (+1%) y Sabadell 654 millones (+1,1%). El Popular está absorbido por Santander.

En el caso de que se vendiera un paquete de Bankia próximamente, se trataría de la segunda vez que el Gobierno desinvierte en la entidad, después de que en febrero de 2014 el FROB vendiera entre inversores institucionales el 7,5% del banco por algo más de 1.300 millones.

Sevilla reconoció que la crisis catalana le ha aportado algo más de depósitos "por la situación de nerviosismo que se ha generado", pero dijo que no era un volumen significativo. Afirmó que no han participado de ninguna campaña contra las entidades de origen catalán para robar clientes "porque nosotros sabemos lo que se sufre en esas situaciones. Nos gusta ganar cuota, pero en buena lid".

El número dos del banco se mostró “convencido" de que Bankia “ha sido leal y ha ayudado a normalizar las cosas, quitando miedo a los clientes que pudieran tenerlo. Lo más importante para todos es tener un sistema financiero creíble, que tenga la confianza de nuestros clientes”, añadió. Ningún banco admite haber participado en la guerra por el ahorro de los clientes de bancos de origen catalán que tenían miedo, pero, en privado, se cruzan acusaciones, que incluso dicen haber trasladado al supervisor.

No ocultó que esta crisis tendría "un impacto económico, pero es prematuro decir ahora cuál será. Si los hechos continúan como parecen, y se normaliza la situación, el impacto podría ser reversible o poco significativo".  

Los tipos impactan en la cuenta

La cuenta de resultados de Bankia hasta septiembre se ha visto castigada por los tipos de interés negativos. Esta entidad depende en gran medida del euríbor por el peso que tiene en la cuenta la cartera de bonos de la Sareb, unos 16.000 millones. Lejos ofrecer rentabilidad, estos activos están en tipos negativos aunque Bankia no paga nada por la cláusula suelo establecida. El euríbor también influye por la cartera de hipotecas que, mayoritariamente, están referenciadas a este índice. La prueba de esta situación es que si el euríbor subiera 50 puntos básicos, algo que Bankia no espera que ocurra hasta dentro de dos años, los ingresos de este banco subirían en 250 millones, según la entidad. El banco público ha sorteado estos problemas, en parte, elevando los ingresos por comisiones un 4% y reduciendo los gastos un 3%.

La partida que más baja es el margen de intereses, que pierde un 10% en septiembre frente al mismo periodo de 2016. El volumen de crédito ha caído un 1% porque las hipotecas mejoran, pero lejos de cifras del pasado, las empresas no se endeudan con fuerza y solo el consumo tira, pero la competencia de todos los bancos ha impedido que Bankia crezca con fuerza. Los depósitos descendieron un 4,3%.

El banco, controlado por el Estado en un 67%, ha reducido los saldos morosos en un 11,2%, las provisiones en un 13,3% y el ratio de morosidad ha quedado en el 8,8%, frente al 9,8% de hace un año. La tasa de cobertura ha descendido desde el 55,1% hasta el 53,8%.

El margen bruto frenó su caída hasta el 2,5% una vez que el resultado por operaciones financieras creció un 70,6%, hasta 314 millones. Este incremento es consecuencia, según la entidad, de las ventas de carteras de renta fija principalmente en los dos primeros trimestres del año como anticipación a la previsible evolución de los tipos de interés.

Asimismo, la contención de los gastos de administración (descendieron un 3,1%) permitió que el ratio de eficiencia (que mide lo que gasta la entidad por cada cien euros que ingresa) se mantuviera en el 48%, prácticamente el mismo nivel que al cierre de septiembre del año anterior, y la mejor cifra entre las grandes entidades españolas en su negocio doméstico, según la entidad.

El consejero delegado de Bankia destacó en una nota de prensa que “en un entorno complejo de tipos de interés, la entidad ha conseguido incrementar sus beneficios gracias a la buena dinámica comercial. Cada vez tenemos más clientes, más vinculados y más satisfechos que compran más productos de valor añadido, y concedemos más crédito tanto a particulares como a grandes empresas y pymes”.

Clientes captados

En los doce últimos meses, el banco ha captado, en términos netos, 141.000 clientes, al tiempo que los usuarios con ingresos domiciliados aumentaron en 103.000, y el número de tarjetas creció en 168.000.

Desde el punto de vista de la solvencia, "un trimestre más", Bankia logró mejorar sus números, con un ratio de capital CET1 BIS III 'fully loaded', el de más calidad y el más seguido por los analistas, del 14,16%, lo que supone 34 puntos básicos más que en el trimestre precedente. La cifra de capital no incluye las plusvalías en las carteras de deuda soberana. De incluirse, el ratio habría sido del 14,55%. Este dato todavía no es exigible por las autoridades. Tras la absorción de BMN, Bankia reducirá dos puntos este nivel de capital para quedar por encima del 12%.

Los supervisores controlan el llamado capital regulatorio, que se conoce como 'phase-in', el ratio de capital CET1 BIS III, que alcanzó el 15,81%, lo que supone 1,11 puntos porcentuales más con respecto a diciembre (14,7%) y 45 puntos básicos por encima del cierre del trimestre precedente. La rentabilidad sobre recursos propios (ROE) ha caído del 8,2% al 8,1%.