Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jaime García-Legaz será el nuevo presidente de Aena

Fomento elige a un técnico con amplia experiencia en la Administración y en el PP para dirigir el gestor de aeropuertos

El Ministerio de Fomento ha elegido a Jaime García-Legaz como nuevo presidente y consejero delegado de Aena. El Gobierno apuesta así por un técnico con una amplia carrera profesional en la Administración y en el Gobierno, pero también en el Partido Popular. Sustituye a José Manuel Vargas, que anunció su salida del gestor aeroportuario por “motivos personales”, aunque sin poder disimular su contrariedad por no haber conseguido una mayor privatización de la compañía y una mayor autonomía de gestión frente al Estado.

Jaime García-Legaz, exsecretario de Estado de Comercio
Jaime García-Legaz, exsecretario de Estado de Comercio EFE

La Comisión de Nombramientos y Retribuciones y el Consejo de Administración de Aena se reunirán el próximo viernes, 13 de octubre, para el nombramiento de Jaime García-Legaz como nuevo presidente y consejero delegado de la compañía, con efectos a 16 de octubre de 2017. Reemplaza a José Manuel Vargas, que dejará el cargo tras cinco años al frente del mismo, en los que consiguió pilotar una exitosa salida a Bolsa y el saneamiento financiero, favorecido por la bonanza turística de los últimos años.

La propuesta parte de la sociedad estatal Enaire, como accionista mayoritario de Aena, de la que controla el 51%. La designación deberá contar con el visto bueno de la Comisión de Nombramientos y Retribuciones del gestor aeroportuario.

García-Legaz es un técnico de la Administración y un hombre de partido, con un perfil de gestor público en claro contraste con su antecesor, exconsejero delegado de Vocento, que ansiaba dotar a Aena de una autonomía frente al Estado como empresa del Ibex, algo que Vargas nunca logró durante el lustro que estuvo en el cargo.

Las chispas entre Vargas y el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, saltaron cuando el gestor aeroportuario anunció su intención de llevar al consejo la propuesta de lanzar una contraopa por Abertis que compitiera con la de la italiana Atlantia, que ofrece más de 16.000 millones de euros. El Gobierno tuvo que frenar la operación liderada por el fondo TCI y apoyada por Vargas.

Una amplia trayectoria en la Administración

Nacido en Murcia en 1968, García-Legaz es técnico comercial y economista del Estado, licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por CUNEF y doctor en Economía por la Universidad Complutense de Madrid. En la actualidad, y desde noviembre de 2016, es presidente de CESCE, la Compañía Española de Seguro de Crédito a la Exportación, controlada por el Ministerio de Economía. CESCE es la tercera compañía europea más importante de su ramo y cuenta con filiales en Brasil, México, Argentina, Perú, Chile, Venezuela, Colombia, Portugal y Francia.

En el período de 2011 a 2016, fue secretario de Estado de Comercio en el Ministerio de Luis de Guindos, y ejerció como presidente del ICEX, la agencia de apoyo a la internacionalización de la empresa. Durante su estancia en Comercio, se vivió parte del giro hacia las exportaciones de la economía española.

Cuando explotó el caso del pequeño Nicolás en 2014, Legaz se vio salpicado por su relación con aquel. Sin embargo, la Policía consideró que Francisco Nicolás se enviaba a sí mismo los mensajes de texto que se publicaron en los medios y que habían sido atribuidos a Legaz.

Entre 2011 y 2012, desempeñó además la presidencia ejecutiva de Invest in Spain, la institución encargada de la política de atracción de inversiones hacia España. Presidió también desde 2011 hasta 2013 la Fundación CECO, dedicada a la formación especializada en comercio internacional. En 2014 fue nombrado director ejecutivo de Global Forum Spain.

Antes, Legaz había sido asesor en el área económica del gabinete del presidente José María Aznar, diputado del PP por Murcia y secretario general de FAES. Se le atribuye una relación muy próxima al matrimonio Aznar-Botella. En sus comienzos profesionales, trabajó en Cajamar, en el Servicio de Estudios del Banco de España y en el Tesoro.

Una empresa muy rentable con los deberes hechos

García-Legaz llega a una empresa muy saneada financieramente, que va viento en popa empujada por el boom turístico, y que ha cerrado con éxito sus conflictos laborales más recientes, tanto los de la propia plantilla como los de los trabajadores del servicio de seguridad de Eulen.

Aena batió récord de beneficios en 2016 al alcanzar los 1.164 millones, con un Ebitda de 2.293 millones, una generación de caja de 1.834 millones y una deuda reducida hasta los 8.228 millones. Además, es la primera compañía gestora de aeropuertos por capitalización bursátil del mundo, con cerca de 25.000 millones de euros, por encima de AdP (15.000 millones) y Fraport (8.000 millones).

Si acaso, la única asignatura pendiente que afronta García-Legaz es si va a continuar con el proceso de internacionalización, tras la adjudicación del aeropuerto de británico de Luton.