Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco de España cambia el sistema de acceso de los inspectores

Julio Durán, director general, censura las críticas que el presidente de la Asociación de Inspectores lanzó en el Congreso

Fachada de la sede del Banco de España, en la Plaza de Cibeles en Madrid.
Fachada de la sede del Banco de España, en la Plaza de Cibeles en Madrid. EFE

La jerarquía del Banco de España mostró este martes 3 de octubre por la tarde su discrepancia con las críticas que Juan Pedro Sánchez, presidente de la Asociación de Inspectores del Banco de España, había realizado unas horas antes en el Congreso de los Diputados. El representante de los inspectores había afirmado, ante la Comisión que investiga la crisis financiera, que el supervisor tenía herramientas para haber frenado la quiebra de las cajas y que la nueva supervisión europea es más compleja pero menos eficaz que la anterior por lo que podían llegar crisis peores que las que se han visto.

Julio Durán, director general de Supervisión, convocó a los inspectores en la tarde del martes y realizó un resumen con comentarios duros sobre el discurso pronunciado en el Congreso, que provocó respuestas y comentarios, según algunos de los presentes. La convocatoria de ayer fue la primera presentación pública ante todo el cuerpo de inspectores de Julio Durán, que fue nombrado director general de Supervisión en marzo pasado. El motivo de la cita era informar de que el Banco de España ha cambiado el sistema de acceso al puesto de inspector. Según fuentes presentes, Durán explicó que, a partir de ahora, se procederá a realizar pruebas psicotécnicas de diferentes materias, una entrevista, un examen de inglés y una valoración de méritos, que se fundamentará en el currículum, con una valoración del 25% sobre la nota final. Durán explicó que es un modelo que se sigue en Estados Unidos.

Fuentes de la inspección consideran que el nuevo sistema devalúa las oposiciones actuales, que consistían en cuatro pruebas. Hasta ahora, según las fuentes consultados, el supervisor consultaba los cambios en las pruebas con la inspección, algo que ahora no ha hecho y se interpreta como un distanciamiento entre la cúpula y los inspectores.

Entre los exámenes eliminatorios se incluía uno de contabilidad financiera, otro sobre el sistema financiero, ante un tribunal, exámenes de inglés y otro prueba más. En el ámbito de las oposiciones, se consideran pruebas complejas que exigen fuerte preparación.

La intervención del presidente de la Asociación de Inspectores del Banco de España ante los diputados fue contundente. Afirmó: "No es cierto que no se pudiera haber hecho más ni que no se podía haber sido más eficaz para evitar la crisis de las entidades. No es cierto que no había soporte jurídico para atajar los problemas, aunque era mejorable, pero todo aquello no tenía que haber sucedido, al menos con tanta virulencia y el encargado de evitarlo era el Banco de España". Además, auguró que "la tendencia actual de legislación supervisora europea conduce a un desastre todavía mayor del que hemos conocido". Comentó que la supervisión es mucho más compleja "pero menos eficiente". 

Con estas palabras, Pedro Luis Sánchez Ruiz, que estuvo más de cuatro horas declarando, quiso desmontar todas las afirmaciones realizadas hasta ahora en la Comisión de Investigación de la crisis financiera del Congreso por los altos responsables del organismo supervisor.