Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El secretario de Hacienda de México: “El terremoto no tendrá impacto en el crecimiento o la inflación”

José Antonio Meade afirma que la salud de las finanzas garantiza el inicio de los trabajos de reconstrucción

José Antonio Meade, el 18 de septiembre.
José Antonio Meade, el 18 de septiembre. REUTERS

José Antonio Meade, el secretario de Hacienda de México, aseguró que los terremotos de septiembre no afectarán los indicadores macroeconómicos de la economía. “No habrá impacto en el el crecimiento ni en la inflación”, aseguró el ministro la mañana de este viernes en una conferencia. El Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto puso en marcha esta semana un plan de reconstrucción y reparación de viviendas, escuelas y monumentos históricos. Este proyecto requerirá de una inversión superior a los 30.000 millones de pesos. Meade asegura que las finanzas disponen de la salud para afrontar el reto. “Tenemos los recursos necesarios para inicial el proceso”.

Francisco González, presidente del Grupo BBVA, dijo el jueves durante una visita a México que el impacto de los siniestros en la economía mexicana sería muy pequeño. El banquero calculó que la merma en el crecimiento, proyectado entre el 2 y el 2,5% por el Banco de México, sería de apenas una o dos décimas.

Meade, no obstante, afirmó que tanto analistas como calificadoras internacionales consideran que la economía mexicana no sufrirá por los terremotos del 7 y 19 de septiembre, que han dejado 457 víctimas mortales. “La reacción expedita y el pronto inicio de los trabajos de reconstrucción es lo que nos hace coincidir con los modelos que tenemos… Lo dijo el Banco de México y nosotros compartimos el pronóstico”, afirmó el secretario.

El ministro, sin embargo, dijo que será necesaria una discusión parlamentaria para modificar el presupuesto. El paquete fiscal para 2018 se encuentra ya en la Cámara de Diputados, donde tendrá que ser aprobado para mediados de noviembre. Meade prevé una fácil negociación entre el Gobierno y la oposición para dotar a los trabajos de reconstrucción de los recursos necesarios. El presidente Peña Nieto calculó el miércoles que el egreso de sería alrededor de los 37.000 millones de pesos (2.000 millones de dólares).

Las informaciones preliminares de daños se irán haciendo más definitivas en dos semanas, cuando las aseguradoras puedan aportar datos exactos de los daños patrimoniales en los Estados de Oaxaca, Chiapas, Ciudad de México, Morelos, Puebla, Estado de México, Guerrero e Hidalgo.

Hasta el momento, el Gobierno ha utilizado unos 2.000 millones de pesos (110 millones de dólares) para atender la contingencia. Estos recursos forman parte de la bolsa contenida en el fideicomiso Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden). Los gobiernos locales y municipales también están obligados a aportar dinero para apoyar a los damnificados. Además, la Administración federal podrá recibir 150 millones de dólares extra por un bono catastrófico prestado por el Banco Mundial para atender la emergencia en Chiapas y Oaxaca tras el sismo de magnitud 8.2. El sector privado también se ha sumado a los trabajos de reconstrucción a través del fideicomiso Fuerza México, formado por donativos de la sociedad. Hasta el momento reúne 110 millones de pesos.

El Gobierno, aquejado por varios escándalos de corrupción y opacidad en el gasto de dinero público, ha habilitado una página de transparencia para seguir el destino de los recursos del Fonden. “Allí podrá darse seguimiento a cada uno de los pesos que se han gastado. Se podrá saber el beneficiado y a qué Estado ha ido a parar y para qué propósito”, afirmó Meade.