Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

JPMorgan deberá compensar con 4.000 millones a una viuda por la mala gestión de su fortuna

Un jurado popular en Texas considera que el banco faltó al deber de proteger la fortuna que dejó un antiguo ejecutivo de American Airlines

Sede de JP Morgan Chase en Nueva York
Sede de JP Morgan Chase en Nueva York AFP

Jo Hopper contrató hace algo más de siete años los servicios de JPMorgan Chase para que le gestionara la herencia que había dejado su difunto esposo. Ahora la entidad deberá compensarle con nada más y nada menos que 4.000 millones de dólares, después de que un jurado en Dallas (Texas) determinara que el mayor banco de Estados Unidos hiciera una mala gestión de la ingente fortuna que dejó el antiguo ejecutivo de American Airlines.

Max Hopper falleció de un infarto en enero de 2010, cuando tenía 75 años de edad. Fue una de las grandes figuras en el negocio de la aviación comercial y se le atribuye la creación de la tecnología sobre la que se apoyan los sistemas de reservas de las aerolíneas. Dejó a su mujer una herencia valorada en 19.000 millones. JPMorgan actuó como administrador independiente de los activos, antes de distribuirlo a sus herederos.

Pero el banco tardó años en liberar los activos que tenía el ejecutivo, lo que provocó que expiraran los derechos que tenían los herederos sobre el ejercicio de determinadas acciones. Los gestores de la fortuna de Max Hopper ignoraron, además, las solicitudes de la viuda para que se vendieran títulos. El jurado considera por eso que el banco actuó de manera fraudulenta o violó su deber fiduciario.

"Todavía hoy, más de siete años después de la muerte de Max Hopper, hay activos que no han sido liberados", afirman la familia en una nota valorando el veredicto. Citan de obras de arte, piezas mobiliarias y joyas que amasó el matrimonio durante los 28 años que estuvieron unidos. "Sobrevivir a un linfoma terminal está siendo más fácil que lidiar con este banco", lamenta la heredera.

Los abogados de la familia Hooper pusieron en evidencia durante el proceso la “incompetencia” del banco a la hora de gestionar la fortuna. "Faltaron a la hora de cumplir los plazos financieros de los activos que estaban bajo su gestión", insisten, "cuando en realidad el banco vende su experiencia". El jurado, tras cuatro horas de deliberaciones, reconoce con esta compensación la angustia sufrida por la viuda.

JPMorgan Chase tiene planes de apelar el veredicto y sus abogados están convencidos de que podrán darle un vuelco, porque no existía un testamento final firmado. Pero de confirmarse, pegará un buen bocado a su cuenta de resultados. La firma financiera que dirige Jamie Dimon cerró el último trimestre con un beneficio de 7.030 millones, tras registrar una cifra de negocio que rondó los 26.410 millones.

La jurisprudencia del Tribunal Supremo establece que este tipo de compensaciones son desproporcionadas, por lo que el veredicto será revisado considerablemente a la baja. JPMorgan Chase considera, de hecho, que la cantidad "excede" cualquier interpretación posible de la legislación. Los herederos de Hopper esperan por su parte que sea suficiente para mandar un mensaje a los ejecutivos en Manhattan.