Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

United Technologies anuncia la mayor compra de la historia en el sector aeroespacial

El gigante estadounidense de la defensa se hace con el control de Rockwell Collins en una operación valorada en 30.000 millones

Símbolo de la compañía de defensa United Technologies en Wall Street
Símbolo de la compañía de defensa United Technologies en Wall Street REUTERS

El fabricante de componentes de aviación Rockwell Collins acepta finalmente ponerse en manos del gigante de la defensa United Technologies, en la que está considerada como la mayor adquisición hasta la fecha en la industria aeroespacial. La operación está valorada en 30.000 millones de dólares (25.218 millones de euros) cuando se incluye la deuda. Rockwell viene de completar la integración de B/E Aerospace.

United Technologies inició la puja por Rockwell Collins hace justo un mes pero se hizo evidente ya la semana pasada. En concreto paga el equivalente a 140 dólares por cada acción, de los que 93,33 dólares se desembolsan en efectivo y los 46,67 dólares restantes a través de un intercambio de acciones. El precio final representa una prima del 18% cuando se compara con el valor previo a la remontada.

Las dos compañías esperan que la integración esté completada para el tercer trimestre de 2018, tras ser aprobada por los accionistas y por los reguladores de la competencia. Los ingresos combinados se estiman en 68.000 millones para el ejercicio 2017, de acuerdo con las estimaciones realizadas en sus últimos resultados. Se espera que la integración genere ahorros anuales de 500 millones gracias a las sinergias.

El plan de United Technologies es crear una nueva filial que se llamará Collins Aerospace Systems. Rockwell viene de adquirir B/E Aerospace, por la que pagó 8.300 millones para reforzar su posición en el mercado de componentes y sistemas para el interior de las cabinas, tanto en aviones comerciales, como privados y militares. Es un segmento de gran visibilidad en la industria aeroespacial.

United Technologies que controla por su parte al fabricante de motores Pratt & Whitney. Si su capitalización se combina con la de Rockwell Collins, el valor conjunto de las dos compañías asciende a 115.000 millones, superior a la de Airbus y la de Lockheed Martin. Esta unión de fuerzas les permitirá ser más competitiva a la hora de ofrecer sus sistemas y componentes a los fabricante, con las aerolíneas presionando para tener aviones más baratos y eficientes.

Boeing, que tiene actualmente a United Technologies como su segundo mayor suministrador, considera por el contrario que la fusión juega en su contra y por este motivo advierte de que tiene intención de acudir a los reguladores de la competencia para "proteger" sus intereses. No precisa en cualquier caso si va a solicitar un bloqueo de la adquisición.