Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Model 3 impulsa la acción de Tesla

Los ingresos de la tecnológica, que comenzará a entregar unidades en el tramo final de 2017, superan las expectativas en el segundo trimestre

Model 3 en la fábrica de Tesla en Fremont (California).

A Elon Musk no se le borra la sonrisa. El fundador y consejero delegado de Tesla ha conseguido batir las previsiones de los analistas en el segundo trimestre del año. Aunque las pérdidas aumentaron —en un año pasaron de 293 a 336 millones de dólares— La tecnológica ingresó 2.790 millones de dólares (2.354 millones de euros), frente a un consenso que apuntaba a 2.510 millones. El lanzamiento del Model 3, su auto más esperado, el pasado viernes, da oxígeno al visionario sudafricano. Los inversores han aplaudido los resultados: tras el anuncio, y poco antes del cierre, la acción subía un 5%. Un signo de inequívoca aceptación de su gestión por parte de los inversores de Tesla a pesar del gran riesgo que asume.

Del total de ingresos cosechados entre abril y junio, el grueso se corresponde con la venta de vehículos, mientras que el segmento de generación y almacenamiento de energía —uno de los nichos en los que la compañía tiene puestas sus miras futuras— apenas superó el 10% de las ventas totales.

El Model 3 aspira a ser el primer coche eléctrico con gran autonomía y aceleración a un precio asequible para la clase media. Tras la presentación de la semana pasada, los pedidos ya ascienden a 1.800 unidades al día. La fábrica de Fremont (California) espera producir a un ritmo de 5.000 por semana en diciembre. Musk dejó claro lo que les espera: “Va a ser una producción infernal”.

Aunque cuentan con más de medio millón de reservas, que pagaron 1.000 dólares por adelantado, la empresa espera que sean alrededor de 370.000 las unidades que finalmente se conviertan en pedidos en firme. Si se cumplen los planes, para finales de 2018 habrán entregado todos los que se encargaron antes de que el coche fuese una realidad. Nunca antes un prototipo había levantado un revuelo tal. En el aspecto financiero esperan conseguir un margen del 25% en la construcción del vehículo a partir del cuarto trimestre del año.

Al mismo tiempo, las fechas de entrega de los modelos superiores, S y X, se están acordando. Ahora, de media, la espera es de dos meses desde el encargo. En julio salieron de fábrica 22.000 vehículos, un incremento del 53% comparado con el trimestre anterior.

Entre las dudas de los analistas está la diversificación de la producción. Temen que la demanda del Model 3 termine por canibalizar los modelos superiores y termine por hacer a la empresa menos competitiva frente a los fabricantes tradicionales que comienzan a coquetear con coches totalmente eléctricos y no solo híbridos como hasta ahora.

Tesla se ha comprometido a optimizar la línea de producción de su Gigafactory, la fábrica cerca de Reno (Nevada) donde crean las baterías, tanto de sus coches como de los hogares.

Más información