Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Productos bancarios

¿Qué pasa si una cuenta tiene varios titulares?

Las obligaciones fiscales pueden variar en función de las personas que figuren en este tipo de productos

¿Qué pasa si una cuenta tiene varios titulares?

Las cuentas bancarias son un producto bancario muy básico por sus características si lo comparamos con otros más complejos, como pueden ser hipotecas o fondos de inversión. También son básicos por ser necesarios para contratar otros productos bancarios: tarjetas o depósitos, por ejemplo.

Una cuenta bancaria permite que varias personas puedan figurar como titulares. Conocer las opciones, las obligaciones y sus consecuencias será importante para no llevarse sorpresas.

¿Cómo pueden figurar varias personas en una cuenta?

- Titulares: El titular es una de las partes contratantes, junto con el banco. Ser titular significa ser propietario del dinero que hay en la cuenta. La ley contempla la posibilidad de que una misma cuenta tenga más de un titular.

Se pueden incluir varios titulares en una misma cuenta en el momento de apertura o en un espacio limitado de tiempo a partir de la apertura. Es una opción a contemplar antes de la firma del contrato.

Estas personas tendrán diferentes obligaciones y responsabilidades en función del tipo de cotitularidad que se establezca:

  1. Indistinta o solidaria: aquellos casos en los que todos los que figuran podrán realizar cualquier movimiento de forma individual.
  2. Conjunta o mancomunada: en este caso cada uno de los titulares necesitará la aprobación de los otros para llevar a cabo cualquier decisión.
  3. Subordinada: significa que hay varios niveles con sus respectivos poderes de decisión. El titular o los titulares que están en el nivel superior son los únicos que no necesitarán autorización para llevar a cabo sus decisiones respecto a la cuenta.

- Autorizados: Los autorizados de una cuenta son aquellos que constan en la cuenta y que, sin ser propietarios del contenido de la misma, están autorizados para realizar unas operaciones determinadas.

El titular de una cuenta podría ser tanto una persona física como una empresa. Cuando el titular es una empresa es habitual que haya una o más personas físicas como cotitulares o autorizados para hacer un seguimiento de las finanzas y tener acceso al capital que, en todo caso, debe ser usado solo para fines profesionales.

Consecuencias fiscales

Los titulares de una cuenta, a ojos de Hacienda, son propietarios de los fondos que hay en ella en partes proporcionales. Esta es la situación que se contempla a priori y bajo esa premisa funcionará fiscalmente la cuenta, a no ser que se justifique otro reparto.

Las respuestas de la Dirección General de Tributos a las consultas sobre este tema concluyen que la titularidad del dinero de una cuenta no tiene que ser proporcional cuando hay más de un titular pero que, de no ser así, habría que demostrarlo. La tarea de demostrar un reparto diferente tiene que partir proactivamente del contribuyente.

Por su parte, los autorizados solo pueden realizar algunas transacciones y, en ningún caso, el dinero de la cuenta se considerará suyo. Las obligaciones fiscales afectan al titular o titulares de la cuenta que son considerados propietarios pero no a los autorizados.

¿Qué pasa cuando el titular fallece?

Al fallecer el titular de una cuenta bancaria se debe comunicar a la entidad correspondiente a través del certificado de defunción. En ese momento el dinero que corresponde a la persona fallecida pasa a quedar inmovilizado hasta que se presente y ejecute el testamento.

En caso de que sean varios titulares solo quedará inmovilizada la cantidad que correspondía a la persona fallecida. Si la cuenta tenía un titular y un autorizado se bloquearan todos los fondos que había en la cuenta. En esta situación el autorizado pierde todo el derecho que tenía a realizar cualquier tipo de acción sobre el importe total o parcial de la cuenta bancaria.

Síguenos en Twitter y en Flipboard