Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bernanke: “Las clases medias han salido perdiendo”

El expresidente de la Fed participa junto al máximo responsable del BCE, Mario Draghi, en Sintra en un foro organizado por el supervisor europeo

El expresidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, durante una entrevista con El País
El expresidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, durante una entrevista con El País

Jackson Hole son dos palabras mágicas para los banqueros centrales. La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) celebra allí, en un hotel perdido al lado de las Montañas Rocosas, un aquelarre anual con lo más granado de la profesión solo porque a Paul Volcker, legendario presidente de la Fed, le gustaba pescar truchas en esa zona. El Banco Central Europeo (BCE) copió la idea hace unos años y hace algo parecido en Sintra, unos kilómetros al norte de Lisboa, en un viejo monasterio convertido en hotel de lujo. Allí se reune desde ayer y hasta el jueves lo más granado de las instituciones monetarias y expertos para diagnosticar la inversión y al crecimiento en las economías avanzadas. Este año acuden, entre otros, el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney; de Japón, Haruhiko Kuroda, y de Canadá, Stephen Poloz.

El plato fuerte de la cena de inauguración del evento este lunes es Ben Bernanke, el expresidente de la Reserva Federal. En EE UU, dijo, “las clases medias han salido perdiendo”. “La desigualdad ha crecido, el sueño americano ha salido muy tocado de la crisis. Las disfunciones sociales son mayores ahora, especialmente en algunas zonas”, afirmó el exbanquero central para explicar que no es oro todo lo que reluce al otro lado del Atlántico.

Bernanke ha contado esta noche la historia de la recuperación estadounidense, que llegó mucho antes y mucho más rápido que la europea: en parte por su política monetaria, unas compras de activos a las que la eurozona llegó con mucho retraso y solo después de que Draghi sustituyera a Jean-Claude Trichet al frente del BCE.

“En Europa, los problemas son similares”, subrayó. “Quizá la política no entiende hasta que es demasiado tarde los problemas a los que se enfrenta la economía. Desigualdad, desafección política, desafíos sociales y tecnológicos”, señaló.

El expresidente de la Fed también habló de Donald Trump. “Su política económica de Trump es imprevisible: un cruce de populismo y las políticas de oferta tradicionales”, apuntó Bernanke en un dardo envenenado para la nueva Administración estadounidense. “Europa tiene los mismos problemas, incluidas las tentaciones proteccionistas”, apuntó.

Además de Bernanke, también habló el presidente de BCE, Mario Draghi. “La recuperación está ahí e incluso el Brexit se ha superado, al menos de momento, sin la sacudida que algunos esperaban. La clave es cómo conseguir una recuperación más sólida”, aseguró el italiano en su discurso inaugural.

Reformas laborales

Y pese a la insistencia de Draghi en favor de las reformas laborales, Bernanke apuntó que se trata de medidas difíciles de poner en marcha, con las que además no siempre se acierta, “como demuestra la experiencia en Estados Unidos”. “Hay diferentes tradiciones en Europa y Estados Unidos, pero hay que reducir la protección de los trabajadores fijos y fomentar las políticas activas: esa recomendación vale en la UE tanto como en EE UU”, señaló.

El economista estadounidense se mostró partidario de aplicar reformas “con la secuencia adecuada” y acompañadas por políticas fiscales. Draghi lleva meses pidiendo exactamente eso. Bruselas no termina de darse por enterada. Alemania, menos aún.

Más información