Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

El BCE mantiene tipos, pero hace matizaciones

Sin sorpresas aparentes de nuevo desde Fráncfort, las principales líneas de actuación en política monetaria no se movieron ni un ápice. Los tipos de interés siguen en sus niveles actuales (negativos en el caso de los depósitos en la entidad), y el programa de compra de bonos permanecerá inalterado previsiblemente el resto del año. Sin embargo, el mensaje de Mario Draghi en su comparecencia posterior sí mostró diferencias de matiz. Además, importantes.

En primer lugar, el panorama que Draghi dibuja para la inflación europea es sensiblemente distinto. Opina que se mantendrá por encima del 1,5% en este año y los dos posteriores, y da por cerrado el escenario de recaída en deflación, por lo menos a día de hoy. Al presidente del Banco Central Europeo (BCE) no le preocupa especialmente un repunte a corto plazo, con motivo del gran escalón en los precios del crudo, pero tampoco contempla alejarse en exceso de su objetivo del 2%. Además, mantiene una previsión de crecimiento para la economía de la zona euro. Por otro lado, los riesgos que detecta, aunque son a la baja, los localiza fuera de la región. Es decir, tendremos que ver lo que viene de fuera, pero en casa las cosas no pintan tan mal.

Básicamente, la diferencia fue discursiva. Eliminó de su discurso la expresión “utilizar todas las herramientas que estén a nuestro alcance”, aunque señaló que el BCE está dispuesto a bajar los tipos de interés en caso de ser necesario. Es más, Draghi explicitó que retiraba esa frase. Mi interpretación al respecto es que están dispuestos a seguir aplicando medidas sobre el precio del dinero, pero las medidas no convencionales son ya parte del pasado. De hecho, las que hay, se retirarán en cuanto se pueda.

Unamos a esto que la Reserva Federal parece más que dispuesta a subir los tipos la semana que viene. Una medida que prácticamente anunció la semana pasada y que ha provocado que la referencia a 10 años americana escale de nuevo por encima del 2,6% de interés. Además, nos encontramos con un fuerte movimiento al alza de los tipos en Europa, especialmente en la parte larga de la curva, que en el caso español ya alcanza el 1,8% a 10 años. Así como una apreciación del euro frente al dólar, y especialmente frente a una libra esterlina sujeta de nuevo a los vaivenes políticos del Brexit.

En las Bolsas, la rotación hacia los sectores más favorecidos por la inflación y el alza de tipos, como los financieros, se ha acelerado en las últimas sesiones, lo que ha devuelto al Standard & Poor’s 500 americano a máximos históricos. Además, ha llevado a los principales índices europeos a zona de máximos recientes, con el Ibex 35 de nuevo por encima de los 10.000 puntos. Dicho esto, sinceramente creo que vamos a seguir en una tónica similar en el corto plazo, si las próximas citas electorales en Europa no lo impiden.

Alejandro Villar es director de Estrategia de Mercados de Banca March