Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez impone 9,5 millones de fianza por los sobresueldos de Catalunya Caixa

Narcís Serra, Adolf Todó y una cuarentena de exdirectivos irán a juicio por la gestión de la entidad

Narcís Serra (izquierda) y Adolf Todó en 2010. Marcel·lí Sàenz. ATLAS

El titular del Juzgado de instrucción número 30 de Barcelona ha impuesto una fianza de 9,5 millones de euros a los exdirectivos de Catalunya Caixa Narcís Serra y Adolf Todó, así como a otros 39 exmiembros de su consejo de administración, por los sobresueldos a la antigua cúpula de la entidad bancaria.

En concreto, los 41 acusados deberán depositar conjuntamente una fianza de 2,5 millones de euros por el supuesto fraude al Fondo de Restauración Ordenaria Bancaria y de 7 millones a Caixa Catalunya, ambos por posibles responsabilidades civiles, según un auto de este lunes.

En el auto, el juez ha acordado la apertura del juicio oral contra el exministro socialista Serra y Todó, así como a los otros miembros del consejo de administración que aprobaron los sobresueldos de la cúpula de la entidad, cuando esta padecía pérdidas y había sido intervenida por el Fondo de Reestructuración Bancaria Ordenada (FROB).

En el caso del que era director general de la entidad, Adolf Todó, el juzgado pide que abone otra fianza de 808.563 euros: "De no verificarlo, procédase al embargo de sus bienes en cuantía suficiente para cubrir las referidas cantidades", añade el auto.

Ahora, el juez Julián García Eulate da un plazo de 30 días a los abogados de los acusados para presentar sus escritos de defensa, después de que las acusaciones ya hayan presentado recientemente los suyos.

Petición de cárcel

La Fiscalía pide cuatro años de cárcel para Serra y Todó, al igual que otros 15 exconsejeros, al acusarlos de dos delitos de administración desleal, por los sueldos desproporcionados a los consejeros de la entidad en plena crisis, cuando esta recibía fondos del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) que, entre 2010 y 2012, aportó a la caja más de 12.000 millones de euros. A los otros 24 exmiembros directivos se les acusa solo de uno de estos delitos, por lo que la Fiscalía solicita dos años de prisión.

La tesis del fiscal anticorrupción Fernando Maldonado es que, pese a la difícil situación económica general, del sistema financiero y, en especial de Caixa Catalunya, los sueldos "no dejaron de subir" durante 2009, 2010 y 2011.

Entre otras decisiones controvertidas, se pagó a Todó una retribución fija anual de 600.000 euros —que luego incluso se aumentó— a lo que había que sumar una retribución variable del 35% del total, condicionada al cumplimiento de objetivos.

Se estableció para él una cláusula de prejubilación a partir de los 60 años por la que cobraría hasta los 67 una renta mensual del 90% de su sueldo, y a partir de los 67 "una renta vitalicia" del 80% de lo recibido los 12 meses anteriores.

Otra cláusula establecía que, en caso de morir, su hija podría recibir una pensión vitalicia por el 50% de la retribución cobrada por Todó los últimos 12 meses. En total, Todó percibió más de cuatro millones de euros entre 2008 y 2012 —sumando las retribuciones fijas y las variables— a lo que hay que añadir aportaciones al plan de pensiones.

Asimismo, a Serra, además de "elevados emolumentos en concepto de dietas" por presidir las comisiones y el consejo de administración —que oscilaron entre 24.801 y 135.707 euros al año—, a partir de 2007 se le asignó un sueldo a mayores de 175.000 euros anuales.

La Fiscalía también alude a "las escandalosas y millonarias indemnizaciones" a otros miembros del consejo de administración en el marco de la irresponsable política de retribuciones —en palabras del Ministerio Público—, a cuenta de las dimisiones que se produjeron tras la fusión en 2010 de la Caja de Ahorros de Tarragona y de Manresa con Caixa Catalunya.

El mismo fiscal presentó recientemente otra denuncia ante la Audiencia Nacional acusando a Serra, Todó y otros 13 ex altos cargos por un "agujero" en la entidad de unos 720 millones de euros por diferentes operaciones inmobiliarias entre 2000 y 2007.

Más información