Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

SnapChat llega a Wall Street con una valoración de 24.000 millones

La plataforma social protagoniza este jueves el estreno bursátil más esperado desde Alibaba pero debe demostrar que puede ser rentable

Fachada de la sede del parqué de Wall Street
Fachada de la sede del parqué de Wall Street REUTERS

SnapChat se estrena este jueves en Wall Street con un precio de salida de 17 dólares la acción. En total salen a la venta 200 millones de títulos de la sociedad, en una transacción con la que sus dueños recaudarán 3.400 millones. La plataforma social, que cotizará en el New York Stock Exchange bajo el símbolo SNAP, tendrá una valoración inicial de 23.600 millones. Ahora debe probar que puede ser un negocio rentable.

Es la colocación más anticipada desde Alibaba, en septiembre de 2014. El precio final de la oferta está por encima de la última banda de referencia, que se movía entre 14 y 16 dólares. La demanda por los títulos llevó a los dueños a elevar el valor de la transacción. El entusiasmo se explica por la sequía de estrenos en el sector tecnológico y a que saca a la venta solo el 14% del capital. La última ronda de financiación el año pasado la valoró en 18.000 millones.

Pero el reto para SnapChat tras este primer paso es a largo plazo, porque los gestores más veteranos del parqué tienen dificultad para entender cómo puede hacer dinero la aplicación, pese a su popularidad entre los jóvenes. De hecho, durante la presentación de la oferta se hizo un gran esfuerzo para explicar como funciona la plataforma debido a que muchos de los presentes nunca la utilizaron o saben de ella por sus hijos.

La gran pregunta en este momento es si el nuevo capítulo que se abre en la historia de SnapChat se parecerá más a Facebook, que se apreció un 250% desde su controvertido estreno bursátil, o a la de Twitter, que perdió un 60% de su valor cuando se compara con el precio que se pagaba por sus acciones el primer día de cotización. La primera demostró que podía ser rentable. La segunda, no.

SnapChat cuenta en la actualidad con 158 millones de usuarios activos diarios que le generaron unos ingresos de 405 millones de dólares en el ejercicio 2016. Esta masa de seguidores publica 2.500 millones de mensajes efímeros en forma de imágenes y vídeos. El 60% de ese total de adeptos hace un uso efectivo de la aplicación y la utilizan cerca de una veintena de veces al día.

Cuentas en rojo

Pero pese a que se cifra de negocio se multiplicó por siete en solo un año y que su base de usuarios creció un 48%, la compañía no es rentable. Las pérdidas en el ejercicio rondaron los 515 millones, lo que significa que quema más dinero del que es capaz de generar con su aplicación. Además, crecieron frente a los 373 millones que tuvo en rojo en el ejercicio 2015, de acuerdo con la información de la oferta.

La mayoría de los usuarios de SnapChat tienen entre 18 y 34 años de edad, pero son los menores de 25 años los que utilizan la aplicación de una manera más activa. Eso limita sus posibilidades para generar ingresos. La compañía se enfrenta en paralelo a la amenaza competitiva creciente de Facebook, que está ofreciendo funciones similares para que los usuarios de Instagram publiquen sus historias.

La compañía de Venice (California), que empezó a funcionar en 2011 como un servicio para enviar autorretratos, contaba con cerca de 1.860 empleados a finales de 2016. El servicio de SnapChat es, además, dependiente de la infraestructura de gestión de datos de Google y Amazon. Además, los inversores se fijan en la estructura de control de la sociedad, que estará en manos de sus fundadores.

Control

Evan Spiegel y Bobby Murphy tendrán el 88,6% de los derechos de voto. Se trata, por tanto, también de una cuestión de confianza hacia los dos veinteañeros. Los dueños se comprometen a no vender sus acciones durante un periodo de 12 meses. Facebook y Google también establecieron una doble estructura accionarial para permitir que el control de los fundadores no se diluyera tras la oferta. SnapChat lo lleva incluso aún más lejos y eso podría restarle atractivo.

SnapChat se estrena con una valoración que casi duplica la de Twitter cuando debutó en el parqué en octubre de 2013. El microblog creado por Jack Dorsey contaba entonces con 100 millones de usuarios que le generaban ingresos por valor de 317 millones. Perdía 79 millones. Facebook llegó al parqué con 485 millones de usuarios, una cifra de negocio de 3.700 millones y era rentable.