Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Popular necesita autorización de Economía para crear su banco malo

Además de los supervisores, la entidad precisa el aval de Luis de Guindos para sacar adelante Sunrise

Imagen del logo del Banco Popular
Imagen del logo del Banco Popular EFE

Emilio Saracho, nuevo presidente del Popular desde el 20 de febrero pasado, sigue sopesando todas las posibilidades para sacar adelante al banco. Una de esas vías de salvación para recuperar solvencia es Sunrise, un proyecto que consiste en separar parte de los activos malos, con algunos con mejor perspectiva de venta, y colocarlos a socios externos. El proceso es de gran complejidad técnica e inédito en el mercado, ya que incluye financiación subordinada del Popular. Sunrise precisa del visto bueno del Banco Central Europeo (BCE) y del Banco de España, pero además, también tendrá voz y voto Luis de Guindos, ministro de Economía, según fuentes del mercado.

El Popular ni confirma ni desmiente este asunto. En contra de lo publicado hasta hasta ahora, fuentes del banco se limitan a apuntar que "Sunrise sigue vivo porque es un concepto innovador y valioso al que aún no le ha llegado su tiempo, aunque lo que se está haciendo en Italia apunta a que Sunrise está cerca".

Sin embargo, fuentes financieras confirman que Economía ha dicho por escrito que Sunrise es una operación similar a una escisión o cesión parcial de activos. En este sentido, el departamento dirigido por Guindos considera que es una maniobra de reestructuración que cae dentro de las competencias del Ministerio de Economía, por lo que debe contar con su visto bueno para llevarlas adelante.

Según estas fuentes, Economía no parece que se fuera a oponer a esta operación, si los supervisores de Fráncfort dieran finalmente el visto bueno. No obstante, en diferentes ambientes bancarios ha sorprendido que Economía entre también en el proceso de Sunrise, que ya es de por sí bastante complejo. Algunas fuentes creen que Saracho teme que traiga más problemas que soluciones, aunque otros recuerdan que el BCE le ha dado tiempo y manos libres para intentar sacar adelante al Popular.