Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Facebook debe pagar 500 millones de dólares por patentes de Oculus

ZeniMax, una empresa de Dallas, acusa la compañía de Zuckerberg de robar su tecnología

Dos jugadores con las gafas de Oculus.
Dos jugadores con las gafas de Oculus. AFP

Facebook tendrá que pagar 500 millones de dólares a Zenimax por saltarse un acuerdo de confidencialidad y utilizar información de terceros para Oculus. Antes de comprar la empresa de realidad virtual, los asesores advirtieron a Facebook de que tenían una acusación de una pequeña empresa de Dallas. Zenimax les pedía 2.000 millones de dólares, la misma cantidad que le costó a Facebook hacerse con Oculus, por robarles información confidencial y usar su tecnología sin permiso.

En su primer viaje por el interior de Estados Unidos, el reto de Mark Zuckerberg este año, paró en Texas. Además de verse con varios miembros de la comunidad, policías y comerciantes, testificó a favor de la empresa que compró en 2014. Para Facebook, Oculus es una pieza clave en su futuro, con la realidad virtual como el nuevo terreno para promover las relaciones interpersonales.
Inicialmente Zenimax pedía 2.000 millones más por los daños producidos. Según el veredicto el desglose consiste en un pago de 200 millones por saltarse el acuerdo de confidencialidad, 50 millones por copyright y otros 50 por aportar información engañosa. 150 adicionales saldrán a cuenta de Brendan Iribe, cofundador de Oculus y entonces responsable de la división de PC, mientras que Palmer Luckey, el otro fundador, tendrá que desembolsar 50.

“Obviamente, estamos en desacuerdo con el veredicto, Oculus se hizo con tecnología de Oculus. Y eso se refleja en el éxito de nuestros productos. El equipo va a seguir volcado como hasta ahora. Estamos esperando toda la documentación, pero lo más probable es que apelemos”, dijo un portavoz de la red social.

Tanto Luckey, polémico por su apoyo financiero a webs dedicadas a desprestigiar a Hillary Clinton, como Iribe, ya no están al frente de Oculus. Hugo Barra, uno de los directivos más carismáticos de Silicon Valley, vuelve para dirigir esta división, tras su salida de Google y paso por Xiaomi en China.

Zenimax es una empresa relativamente desconocida, pero no lo es su director técnico, John Carmack, el cerebro detrás de dos juegos de culto de los 90, Doom y Quake. Estos títulos marcaron un hito en la sensación de inmersión tridimensional y juegos de disparos en primera persona.

Más información