Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Deutsche Bank desembolsará 6.900 millones por el empaquetado de deuda

El grupo financiero alemán es sancionado con 3.100 millones de dólares y el resto se destinará a compensar a los inversores por los abusos

Sede del grupo financiero Deutsche Bank
Sede del grupo financiero Deutsche Bank REUTERS

Deutsche Bank rinde cuentas con los reguladores del mercado financiero en Estados Unidos. El mayor grupo financiero alemán tiene cerrado un pacto preliminar con el Departamento de Justicia por el desembolsará 7.200 millones de dólares (6.900 millones de euros) para zanjar el expediente por el empaquetado y la venta deuda tóxica. De ese total, 3.100 millones son en concepto de sanción financiera y el resto se destinará a compensar a los afectados por el fraude. El acuerdo se forjó horas después de fracasar la negociación con Barclays.

Deutsche Bank fue uno de los principales actores del mercado hipotecario antes de la crisis. El cierre del expediente permite disipar uno de los principales puntos de incertidumbre a los que se enfrenta el grupo financiero. La sanción final es inferior a los 14.000 millones que se barajó hace tres meses. Aquella cantidad fue una referencia para empezar a negociar el pacto, como indicó la entidad.

Fue el propio banco el que anunció el compromiso, que debe ser formalizado aún por el departamento que dirige Loretta Lynch. El empaquetado de activos de deuda de dudosa calidad se produjo entre 2005 y 2007, en pleno boom del mercado inmobiliario en EE UU. El grupo financiero habla de una carga extraordinara de 1.170 millones en el cuarto trimestre por la multa.

La reprimenda es inferior se compara con el castigo que recibieron los grandes bancos estadounidenses que participaron en el empaquetado masivo de deuda hipotecaria insolvente. Esta práctica esta en el epicentro de la pasada crisis financiera, la más grave desde la Gran Depresión. Bank of América tuvo que pagar 16.650 millones de dólares hace dos años para desprenderse de los expedientes que heredó con la compra de Merrill Lynch en plena crisis.

JPMorgan Chase, el mayor banco por activos de EE UU, fue sancionado con 13.000 millones. Goldman Sachs pactó el pasado abril 5.000 millones, que se sumaron a los 5.200 millones de Citigroup y los 5.000 millones de Morgan Stanley. Deutsche Bank ya pactó hace tres años el pago de 1.900 millones para quitarse de encima unas demandas de inversores por la venta de activos insolventes.

El banco alemán puso 5.500 millones de euros en reserva para hacer frente al litigio. El Departamento de Justicia tiene también investigaciones en curso contra Barclays, Credit Suisse y Royal Bank of Scotland. La sanción más alta impuesta hasta la fecha contra un banco europeo son los 8.900 millones a BNP Paribas por violar el régimen de sanciones contra países como Sudán, Cuba e Irán.

La sanción se anuncia cuando la administración de Barack Obama da sus últimos coletazos, antes de pasar el relevo a Donald Trump el próximo 20 de noviembre. EE UU está negociando también un pacto con Volkswagen por el fraude de las emisiones para evitar que el caso llegue a los tribunales. La reprimenda final se sumará a lo que va a destinara para la recompra o reparación de vehículos afectados.

Más información