España y Francia rescatan el túnel del AVE por los Pirineos

El Estado deberá compensar a ACS y Eiffage por la inversión realizada como ya sucedió con el Castor

Túneles del paso transfronterizo del AVE en el Pertús.
Túneles del paso transfronterizo del AVE en el Pertús.Toni Ferragut

El Consejo de Ministros aprobó este viernes el rescate del túnel del Pertús que conecta España y Francia por AVE bajo los Pirineos, tras la quiebra de TP Ferro, la empresa conjunta formada por ACS y Eiffage, que se adjudicó en 2003 la construcción y posterior explotación de la obra.

España y Francia asumirán ahora la infraestructura a través una sociedad conjunta participada al 50% por Adif y su homólogo francés, SNCF-Réseau. Tanto ACS como Eiffage reclaman ahora la inversión realizada y no recuperada en la obra, tras presentar la concesionaria concurso de acreedores con una deuda de 557 millones de euros.

El portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, anunció la rescisión del contrato a las dos constructoras privadas para asegurar que “los trenes sigan circulando” pero no entró a valorar el coste que le supondrá al Estado el rescate. El proyecto tuvo un coste de más de 1.100 millones de euros, de los cuales al menos 636 fueron aportados por las administraciones de Francia y España y por la Unión Europea, por lo que el rescate puede ascender a 450 millones de euros.

Proyectos fallidos 

No es la primera vez que el Estado tiene que asumir el coste de una infraestructura fallida o deficitaria. El Gobierno aprobó en octubre del año pasado el pago a la empresa Escal UGS (controlada en un 66,7% por ACS) de 1.350 millones de euros por el proyecto Castor, un almacén de gas submarino ubicado frente a las costas de Vinaròs (Castellón) que nunca funcionó al ser relacionado con la provocación de seísmos. Ese importe se carga en los recibos del gas de los consumidores durante los próximos 30 años. Y en el próximo año, el Estado deberá hacer frente al rescate de las autopsitas de peaje en quiebra cuyo coste puede rondar los 5.000 millones de euros

La obra rescatada ahora es un tramo de AVE de 44,4 kilómetros de longitud, que discurre entre Figueres y Perpignan, y que incluye un túnel de 8,3 kilómetros bajo los Pirineos que conecta España y Francia por ferrocarril de Alta Velocidad.

Los retrasos acumulados en la puesta en servicio del túnel y en su conexión con la red AVE de los dos países, así como el limitado tráfico de trenes que registra, constituyen las causas de la quiebra de la concesión.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50