Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

FCC amenaza a Badalona con emprender acciones legales

La empresa de servicios remite una carta rechazando la acusación de fraude en la basura

FCC Servicios Ciudadanos ha remitido una carta al Ayuntamiento de Badalona, que la pasada semana acusó a la empresa de haber defraudado 12,8 millones de euros al municipio con el servicio de basuras, en la que califica de “absolutamente infundadas” y “falsas” estas imputaciones. FCC lamenta desconocer “los datos” que las apoyan, critica que el Consistorio no haya seguido el procedimiento administrativo fijado en el contrato para dirimir posibles incidencias y amenaza a Badalona con “acciones civiles o penales” para defender su honor.

La alcaldesa de Badalona, Dolors Sabater, durante una reunión en el Ayuntamiento
La alcaldesa de Badalona, Dolors Sabater, durante una reunión en el Ayuntamiento

FCC parece haber adoptado una estrategia muy diferente ante los dos escándalos que la han sacudido en los últimos días, el de Badalona y el de Barcelona. Si en este último, destapado por EL PAÍS el pasado día 17, la compañía admite algunas irregularidades y ha abierto una investigación interna para aclararlas, en el de Badalona la posición adoptada es de gran beligerancia.

Fechados el 23 de noviembre, la empresa ha mandado dos escritos al Ayuntamiento de Badalona, a los que ha tenido acceso EL PAÍS. Uno, remitido al secretario municipal, es de carácter jurídico y exige al Consistorio que le haga entrega de la auditoría realizada sobre el servicio de limpieza viaria y recogida de basuras, que es la que llevó a los responsables municipales a acusar del fraude a la empresa y a anunciar el envío del caso a la Fiscalía. Badalona aún no ha formalizado este paso, según fuentes municipales, algo que sí hizo hace dos semanas el Ayuntamiento de Barcelona.

El segundo escrito es una dura carta remitida a la alcaldesa de la ciudad, Dolors Sabater, que gobierna con un pacto de izquierdas en el que han sumado fuerzas ERC, Podemos, la CUP e Iniciativa, entre otros. En el escrito, FCC niega tajantemente haber incurrido en ninguna irregularidad en Badalona e invita a la alcaldesa a “discutir cuantas cuestiones surjan” sobre la marcha del servicio, pero siempre “dentro del marco legal y contractual, sin necesidad de acudir a vías coercitivas que son totalmente inaceptables”.

FCC también pide en la carta que le sea entregada la auditoría, de la que lamenta “desconocer los datos” utilizados en ella y su “procedencia y veracidad”. La empresa añade que, una vez tenga el documento en su poder, procederá “a rebatir todas y cada una de las conclusiones a las que supuestamente llega el informe”, con las que afirma estar “en profundo desacuerdo”. “Ya les adelantamos”, sigue la carta, “que las conclusiones son manifiestamente erróneas y carecen de toda apoyatura legal o contractual”.

Por último, FCC destaca que “dada la gravedad de las manifestaciones vertidas” y “el impacto negativo que esta situación está produciendo a FCC y sus trabajadores”, la empresa ha decidido exigir al Consistorio que “elimine de su página web la información relativa a las conclusiones del informe y las afirmaciones que en el mismo se basan”.

Fuentes del Ayuntamiento de Badalona confirmaron la recepción de los escritos de FCC, sobre los que declinan ofrecer cualquier valoración. El Consistorio afirma que está ultimando la documentación que hará llegar a la Fiscalía de Barcelona.