Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona ve indicios de delito en el fraude de FCC con la basura

El Ayuntamiento abre a raíz de las informaciones de EL PAÍS un expediente que podría acabar con una sanción, la rescisión del contrato o la inhabilitación de la empresa

Los tenientes de alcalde Janet Sanz (Ecologia, Urbanismo y Movilidad) y Jaume Asens (Derechios de la Ciudadania, Transparencia y Participacion)
Los tenientes de alcalde Janet Sanz (Ecologia, Urbanismo y Movilidad) y Jaume Asens (Derechios de la Ciudadania, Transparencia y Participacion)

El Ayuntamiento de Barcelona ve indicios de los delitos penales de estafa y falsificación de documento mercantil en las evidencias publicadas por EL PAÍS sobre el presunto fraude cometido por parte de la compañía FCC en el contrato de la recogido de basuras y la limpieza viaria en la capital. Por ello, el teniente de alcalde Jaume Asens ha explicado que el consistorio ha trasladado el caso a la Fiscalía y ha apremiado para que agilice la investigación ante el riesgo de destrucción de pruebas en lo que ha calificado de caso de "expolio de recursos públicos que afecta a la ciudadanía". Asens ha subrayado que el consistorio no tiene ningún indicio de implicación en el caso de ningún empleado público.

El consistorio ha trasladado el caso a la Fiscalía y ha apremiado para que agilice la investigación

En paralelo a la vía judicial, el Ayuntamiento ha abierto la vía administrativa abriendo un expediente dirigido a analizar cómo se ha producido el engaño. A la espera de la respuesta de la empresa, que tiene derecho a presentar alegaciones, y con medidas cautelares como el incremento de las inspecciones, el expediente podría finalizar con una sanción, la rescisión del contrato o incluso inhabilitar a FCC para volver a concursar en el Ayuntamiento.

El consistorio ha asegurado que "no tolera una situación así". "Iremos hasta donde haga falta para que esta o cualquier empresa que se demuestre que ha cometido fraude devuelva hasta el último céntimo", ha añadido con contundencia la teniente de alcalde de Urbanismo del Ayuntamiento de Barcelona, Janet Sanz, sobre el presunto fraude realizado por FCC en relación a la contrata de limpieza viaria y la recogida de basura.

Sanz ha calificado el caso de "extremadamente grave, gravísimo, de una gravedad extraordinaria que tiene impacto en uno de los servicios básicos de la ciudad como es la limpieza". La teniente de alcalde ha asegurado que el consistorio se "esfuerza en inspeccionar los contratos, en el caso de la limpieza con entre 9.000 y 10.000 inspecciones anuales". Pero ante la evidencia de los hechos ocurridos ha afirmado de que futuros pliegues "buscarán mecanismos que los blinden técnicamente para que no pueda volver a ocurrir". "Aplicaremos tolerancia cero contra cualquier contratista", ha zanjado.

Facturación de servicios no realizados

Los responsables municipales han comparecido tras conocer gracias a la información obtenida por EL PAÍS que la delegación en Barcelona de FCC Servicios Ciudadanos ha manipulado en los últimos años datos de la gestión del servicio de limpieza viaria y recogida de basura para, presuntamente, aumentar sus ingresos a costa del Ayuntamiento.

Entre otras cuestiones, la empresa ha podido estar facturando servicios no realizados y agrupando varias fracciones de basura (como envases con basura normal) sin comunicarlo al consistorio para ganar más dinero. Según las evidencias recopiladas por este diario, entre 2013 y 2015, FCC sacaba a la calle un 3,3% menos de operarios por turno (entre ocho y nueve de 254) en el servicio de los barrenderos que trabajan con un carrito y que no llevan GPS, por lo que su ausencia no se puede detectar a distancia, también para ahorrarse costes.

La cantidad supuestamente defraudada en 2014 ascendería a 800.000 euros. FCC gestiona la limpieza viaria y la recogida de residuos en tres de los diez distritos de la ciudad. Son los dos más céntricos (Ciutat Vella, el más presionado por el turismo, y Eixample) y Gràcia.