Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

No solo los bancos se abrazan al ‘Blockchain’

La tecnología creada para dar vida al Bitcoin acapara la atención de las grandes empresas. Endesa es una de ellas

Coches eléctricos de Endesa en una zona de recarga
Coches eléctricos de Endesa en una zona de recarga

Desde la creación de Internet no ha existido una tecnología que captara tanto la atención del mundo financiero como la Blockchain. Un dinámico sistema informático, semejante a un libro de contabilidad, que se distribuye por consenso en la red y que originalmente se creó en 2009 para el intercambio de monedas virtuales, usando criptografías y algoritmos para verificar las transacciones, para seguir la pista de cualquier intercambio que lleve valor –incluidos bonos y acciones-.

Y es precisamente en el intercambio que lleva un valor donde el Blockchain ha traspasado las fronteras financieras para captar la atención de grandes compañías que comienzan a experimentar con este tecnología.

Por ejemplo, la empresa de energía Endesa quiere subirse al carro y ha creado Endesa Energy Challenge, una plataforma colaborativa presentada para emprendedores que se interesen para crear nuevos “productos y servicios energéticos inteligentes” que utilicen la tecnología Blockchain. Una iniciativa que comenzará a recibir proyectos el próximo 1 de noviembre y por la que Endesa espera recoger ideas de todo el mundo.

El Programa está abierto “a todo tipo de participantes, incluidos empresas, particulares, investigadores, startups, universidad y organismos de investigación”, explica Juan Garrigosa, director de innovación de Endesa, quien agrega que “el modelo energético está cambiando. El año pasado ya comenzamos a trabajar con el big data. Y este año lo hacemos con la Blockchain, porque creemos que será la próxima gran palanca que cambiará todo”, dice.

Aunque desde la empresa se trabaja internamente con proyectos pilotos de Blockchain, esperan dar a luz acciones especificas para facilitar la “movilidad eléctrica, con los cargadores de los vehículos eléctricos. Es decir que con Blockchain se podría crear un sistema para compartir cargadores de vehículos y que el uso de estos sean cobrados a través de un contrato inteligente y en moneda digital, que no necesariamente debería ser Bitcoin”, asegura Carlos Álvarez López, responsable de transformación digital de Endesa.

Siguiendo una línea futuristamente cercana, la empresa ve que el uso de Blockchain también podría ayudar a gestionar eficientemente el uso de la domótica en casa. Álvarez López estima de que los pagos de los servicios del hogar se podrían realizar con esta tecnología. Y da como ejemplo el uso de la lavadora. “En un futuro ya ni siquiera necesitaremos comprar una, sino que pagamos el servicio por el número de lavados que realizamos. El abanico de posibilidades es inmenso, pero hay que trabajarlos”, dice. Y para ser de esto una realidad, se combinarían las nuevas tendencias de economía colaborativa junto al Internet de las cosas. 

La evolución del Blockchain

A pesar de que esta la tecnología lleva rondando desde 2009, ha sido este 2016 cuando ha traspasado las barreras de la industria financiera, para que grandes compañías comiencen a crear acciones con el soporte de esta innovación que deja abiertamente una cadena de maquinas repartidas por el mundo y que gracias a sus algoritmos criptográficos, se pueden realizar transacciones fuera del ojo de una institución reguladora.

Alberto Gómez Toribio, co-fundador de Nevtrace, el primer laboratorio de Blockchain en España, enfatiza que gracias a esta innovación se pueden abaratar costes quitando intermediarios, y pone como ejemplo el tradicional modelo energético que conocemos hasta ahora. Con el cada vez más extenso uso de paneles solares, “los usuarios, además de consumir energía, también la pueden producir para luego venderla entre sus vecinos”. Y el uso de la Blockchain en este caso tendrá sentido en el pago del servicio, que se puede efectuar en monedas virtuales tipo Tokens, "una palabra que cada vez va a sonar con más fuerza en España ya que muchas empresas están estudiando implementar su modelo de pago virtual”, señala. Y es que importantes tiendas de comercio ya han puesto el foco de atención en la tecnología que comenzó con el Bitcoin, pese a que el experto en Blockchain no quiere dar nombres, porque muchas empresas se encuentran en fase de estudio para evaluar la manera más eficiente de implementación. Aunque sí aclara que “son grandes compañías de comercio que operan en toda España”, sintetiza.

Monedas virtuales

Lo que sí asegura Gómez Toribio es que con la plataforma se pueden crear infinitas monedas virtuales, por ello es que “hay muchas empresas del mundo que están utilizando la tecnología Blockchain como medio de pago”. Sin ir muy lejos, en España el grupo Bergé quiere implementar un modelo de negocio para hacer más eficientes sus procesos en logística portuaria. Ya que en los procesos de pagos portuarios poco se ha evolucionado con el tiempo, quedándose arcaicos y poco eficientes. A través de los contratos inteligentes se puede agilizar el pago de servicios en puerto, utilizando una moneda virtual, algo que queda constatado por escrito en el libro contable de la Blockchain. Así también queda ordenadamente registrado el detalle de las mercancías recibidas. Y todo, gracias a la innovación que supuestamente creó la misteriosa figura de Satoshi Nakamoto. Una persona que hasta el día de hoy permanece en el anonimato, mientras su creación se considera seriamente en todo el mundo.

Así es como en febrero de este año se fundó Hyperledger, una organización fecundada por la Fundación Linux que aúpa proyectos de empresas internacionales apoyados por Blockchain. Greg Wallace, director de proyectos en Hyperledger, asegura que el interés de empresas dedicadas a variados rubros crece “rápidamente e incluso ya estamos trabajando con la industria de la salud para compartir información médica”. Un modelo que en la actualidad es caro, pero si se descentralizara “podría abaratar costes sin arriesgar la privacidad de las personas”.

Son más de 80 las empresas que participan de esta organización que en España incluye al Banco Santander y BBVA, entre otros grandes como JP. Morgan, Wells Fargo, Swift, Thomson Reuters, Airbus, Cisco Fujitsu. “Para estar involucrados en nuestros proyectos no es necesario ser socio, pues trabajamos con el sistema de recursos abiertos donde se crean códigos elaborados entre una comunidad de desarrolladores”, asegura Wallace.