Cómo comprar libros al mejor precio

Probar la lectura digital o conseguir títulos de segunda mano son algunas opciones

Dar una vuelta por la Fnac o la Casa del Libro siempre me ha parecido un buen plan para aprovechar una tarde cualquiera. Hacer un repaso a los títulos en las estanterías y en los mostradores para ver si encuentro mi próxima lectura, un libro con el que amenizar los viajes en metro de casa al trabajo. Y no pocas veces, al descubrir un título que me llama la atención, me he preguntado si sería capaz de comprarlo a un precio mejor.

Más información
La venta de libros de literatura se desploma en España
Los libros no tienen prisa

El precio medio de un libro impreso en España supera los 20 euros, según un estudio publicado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en enero de este año. Obviamente, hay títulos por los que bien merece la pena pagar bastante más, aunque en ocasiones puedan resultar privativos y, por supuesto, hay otros por los que no pagaríamos ni un duro. Pero en ocasiones podemos encontrar opciones para que un libro nos cueste lo que estemos dispuestos a pagar por él.

Hace un tiempo descubrí el fantástico mundo del libro electrónico. Un dispositivo en el que puedo guardar al mismo tiempo ‘El Quijote’, ‘Guerra y Paz’, la Biblia o una enciclopedia por fascículos. Pero las comodidades del libro electrónico para una persona que está siempre de un lado para otro no son la única ventaja de este formato. Según el estudio que os he comentado en el párrafo anterior, el precio medio de un libro digital es de unos 12 euros, casi la mitad que uno de tapas duras. Así que, si no eres un romántico empedernido del papel, puedes leer el doble por el mismo precio.

Y la cosa no queda aquí: incluso dentro del libro electrónico existen clases. Otro factor que determina su precio es el formato. Los libros en formato Mobi (Kindle) cuestan menos (7,56 €), igual que los libros en ePub (7,84 €). Le siguen los libros en Pdf (11,56 €) y en otros formatos de ebook (26,74 €). Si nuestro dispositivo no admite alguno, podemos encontrar plataformas online donde convertir a estos formatos.

Con todo, tengo que hablar del papel. Reconozco que, de vez en cuando, necesito una dosis de tapas duras, hojas finas y el olor que desprende la tinta de la imprenta. Para ahorrar con el papel, utilizo tres trucos fundamentales: aprovecho descuentos que reducen el precio original de los libros -suelen aplicarse en grandes comercios-, compro en librerías de segunda mano o librerías especializadas y comparo precios por internet. En este sentido, existen comparadores de precios como Ahorraenlibros, una empresa que, aunque esté más centrada en libros de texto, permite buscar títulos de todo tipo por ISBN o por nombre y ver cuánto cuestan en distintas tiendas físicas y online.

Relibrea es una opción más interesante si no te importa comprar un libro de segunda mano. También te permite vender los que ya has leído o aquellos que te han regalado y no has reunido agallas suficientes para empezar. En la misma línea, seguramente te sorprenderá saber que la Casa del Libro también tiene una sección de libros de segunda mano donde puedes encontrar incluso publicaciones recientes que algún ratón de biblioteca ya ha devorado y ha tenido tiempo de deshacerse. Y si te gustan los best-sellers, siempre te queda el recurso de eBay, Milanuncios o Vibbo. Cualquier cosa con tal de seguir leyendo.

*Los artículos de Lazarillo Digital contienen enlaces a algunos negocios de PRISA Noticias.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS