Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno admite que no logrará bajar la deuda pública en 2016

El plan remitido a Bruselas asume que el endeudamiento cerrará el año en el 99,8% del PIB

El ministro de Economía, Luis de Guindos.
El ministro de Economía, Luis de Guindos. AP

El Gobierno en funciones ha comunicado a Bruselas que este año no logrará reducir la deuda en porcentaje de PIB. El año pasado consiguió bajarla del 100,4% al 99,8%, apenas seis décimas según los últimos datos del Banco de España actualizados con la nueva serie del PIB. Sin embargo, en el plan presupuestario remitido a la Comisión Europea, el Ejecutivo de Mariano Rajoy admite que la deuda pública cerrará el 2016 en el 99,8% del PIB, esto es, la misma cota que se registró al término del año pasado.

A pesar de que el Producto Interior Bruto crece a tasas del entorno del 3%, este ejercicio será un año perdido en lo que a reducción de deuda se refiere. Máxime después de que Bruselas haya concedido en julio una tregua, al haber relajado la meta de déficit de este año en 18.000 millones, desde el 2,8% contemplado en los Presupuestos hasta el 4,6%.

De acuerdo con los datos enviados a Bruselas, la deuda subirá en términos absolutos en 39.297 millones de euros para situarse en los 1,112 billones, máximos históricos en cifras absolutas. Durante los ocho primeros meses del año, la cantidad ha aumentado en 28.925 millones. Lo que significa que aún quedan 10.372 millones de aquí a final de año para alcanzar esa cifra. 

En todo caso, la inclusión de este nuevo objetivo supone el reconocimiento de que no se conseguirá disminuir la deuda como se hizo el año pasado. Durante los últimos meses, el Ministerio de Economía había defendido que se lograría reducir el endeudamiento hasta el 99,14% del PIB. Incluso así, ahora todavía asegura que los pasivos se mantendrán por debajo de la cota del 100% del PIB, unos niveles que representan máximos históricos en porcentaje de PIB. Sin embargo, la Comisión discrepa de estos cálculos y considera en sus últimas previsiones elaboradas en primavera que la deuda española concluirá el 2016 en el 100,3% del PIB.

Según los datos publicados este martes por el Banco de España, en agosto el endeudamiento del conjunto de Administraciones volvió a repuntar para colocarse en el 100,1% del PIB, unas tres décimas por encima del nuevo objetivo de deuda del 99,8%. Los pasivos públicos engordaron en 1.387 millones de euros en el mes, alcanzando los 1,102 billones de euros. El cálculo del 100,1% se elabora sobre la base de los últimos cuatro trimestres de PIB, por lo que puede estar sujeto a variaciones dependiendo de cómo termine el año.

El Gobierno alega que la cifra de deuda sobre PIB todavía puede bajar porque siempre oscila mucho, en función sobre todo del calendario de vencimientos y emisiones. Habitualmente, el Tesoro suele adelantar las subastas para formar un colchón de liquidez con el que ir abonando los vencimientos de deuda. De modo que el montante de pasivos suele subir más a principios de año para descender hacia el final. Por el momento, este año sólo ha caído en enero, abril y julio. De hecho, en junio la ratio ascendió al 100,9%, un máximo histórico en porcentaje de PIB que no se tocaba desde 1909, año en el que se alcanzó el 102% del PIB según las investigaciones del catedrático de Historia Económica Francisco Comín.

Respecto a 2017, el Gabinete interino estima que la deuda bajará sólo una décima hasta el 99,7% del PIB, lo cual implica una ralentización del proceso de reducción de deuda si se compara con el 99,0% que se vaticinó en el anterior Programa de Estabilidad trasladado a Bruselas a finales de abril.

Más información