Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

150.000 firmas llegan a Bruselas para exigir “medidas ejemplares” contra Barroso

Sindicatos y antiguos funcionarios muestran su indignación a las puertas de las instituciones europeas por la marcha del expresidente de la Comisión a Goldman Sachs

Protesta junto a la Comisión con los rostros de la excomisaria Neelie Kroes, el excomisario Karel De Gucht y el expresidente Barroso.
Protesta junto a la Comisión con los rostros de la excomisaria Neelie Kroes, el excomisario Karel De Gucht y el expresidente Barroso. AFP

Un grupo de representantes sindicales y antiguos funcionarios comunitarios ha entregado este miércoles 151.000 firmas en las principales instituciones europeas pidiendo a Bruselas que tome "medidas ejemplares" tras el fichaje del expresidente de la Comisión Europea José Manuel Durão Barroso por el banco de inversión estadounidense Goldman Sachs. Los impulsores de la iniciativa han logrado un amplio respaldo sugiriendo la retirada de la pensión y los títulos honoríficos a Barroso, e inciden en los problemas éticos que plantea la llegada del que durante una década fuera máximo responsable del Ejecutivo europeo a la entidad financiera que colaboró en el maquillaje de las cuentas públicas de Grecia. "¿Cómo es posible que respete su obligación de ser íntegro, discreto y guardar el secreto profesional?", se preguntan.

Los creadores de la petición han llegado a la Comisión Europea en la mañana de este miércoles con la intención de dar directamente en mano las cajas con las firmas al presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, pero los funcionarios que se encontraban a la entrada les han informado de que estaba reunido con los comisarios y no podría recogerlas personalmente. "Es significativo del clima que reina en la Comisión el hecho de que Juncker no haya querido recibirnos un par de minutos", ha criticado Michel Vanden, portavoz de los inspiradores de la protesta, que finalmente las depositaron en una reunión posterior con el secretario general, Alexander Italianer.

Barroso cumplió con el periodo de 18 meses que marca la ley antes de poder marcharse al sector privado, por lo que el debate abierto por su decisión responde a una cuestión más ética que legal en un momento en que Bruselas trata de tomar impulso tras el fiasco del Brexit y el auge del populismo. "Proporciona munición a aquellos que aseguran que el proyecto europeo solo sirve a los intereses financieros. Desacredita todo el trabajo de nuestra institución", señala con desaprobación la declaración impulsada por sindicatos y funcionarios. La marcha de los críticos con Barroso ha puesto después rumbo al Consejo, donde han entregado al responsable de Protocolo una carta para su presidente, Donald Tusk, y se dirigió más tarde a la Eurocámara, donde fueron recibidos por el presidente del Parlamento, Martin Schulz.

Antiguos funcionarios de la UE llevan a la Comisión las firmas pidiendo medidas contra Barroso.
Antiguos funcionarios de la UE llevan a la Comisión las firmas pidiendo medidas contra Barroso. AFP

El expolítico portugués cobra de Bruselas una jugosa pensión de aproximadamente 18.000 euros al mes a la vez que recibe de Goldman Sachs un salario millonario como presidente no ejecutivo. Entre sus funciones estará asesorar al banco para minimizar el impacto del Brexit en sus cuentas. Ante el evidente conflicto de intereses, la Comisión decidió el mes pasado despojarle de su acceso libre al recinto de la institución y tratarle como a un lobista más, ante lo cual Barroso respondió con una carta en la que defendió la legalidad de su decisión y acusó a Bruselas de discriminarle.

En paralelo, este miércoles se han concentrado junto a la Comisión miembros de Alter EU, que agrupa a 200 organizaciones favorables a la transparencia y ha reunido 63.000 apoyos en la Red para exigir el fin de las puertas giratorias, que además de llevar a Barroso a Goldman Sachs han terminado con la excomisaria Neelie Kroes en Uber o el que fuera comisario de comercio Karel de Gucht en la operadora belga de telefonía Proximus. Los manifestantes portaban caretas con los rostros de los tres expolíticos europeos.

Barroso participará dentro de dos semanas en el congreso celebrado en Sevilla por AECOC, la patronal del gran consumo, donde intervendrá ante centenares de directivos y empresarios con una ponencia titulada Desafíos y oportunidades para la Unión Europea en tiempos de incertidumbre. La inscripción para dicho evento tiene un coste de más de 2.000 euros para cada uno de los asistentes que no forme parte de la entidad.

Más información