Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Club Catalán de Negocios cumple 30 años en México

Los empresarios se han concentrado en las industrias automotriz, petrolera y de la construcción

Una reunión de la organización con el presidente de la Cámara Bancaria.
Una reunión de la organización con el presidente de la Cámara Bancaria.

El Club Catalán de Negocios celebra este año tres décadas de presencia en México. En ese periodo, más de 2.500 catalanes han participado en esta organización que busca estrechar los lazos económicos y sociales de los empresarios que emprenden en el país Americano. Actualmente sus 80 socios se dedican principalmente a las industrias automotriz, petrolera y de la construcción. “La gente en Cataluña tiene una vocación exportadora, en los último 10 años, y quizá por la crisis en Europa, hay más emigración”, cuenta Andreu Casadellà, presidente del Club.

Casadellà observa que en los últimos años la llegada de catalanes a México ha mostrado un relevo generacional, sobre todo de jóvenes que desean emprender negocios en una economía dinámica como la mexicana. El presidente del Club Catalán de Negocios recomienda a sus miembros tener paciencia con los procesos burocráticos y asegura que para montar un negocio en México es necesario vivir en el país y conocer a profundidad la cultura.

El complejo panorama económico de México, donde el crecimiento no supera el 2% del PIB, no ha supuesto un obstáculo para que las empresas catalanas se afinquen en el país. Casadellà reconoce que la volatilidad del peso mexicano es un tema del que los empresarios están preocupados pero que no representa un problema mayor. “Seguimos viendo en México una súper oportunidad”, apunta. El éxito de las empresas catalanas en México, explica, está en su capacidad de adaptación al entorno mexicano. “El mercado está ahí, pero es un mercado que para triunfar hay que adaptar el modelo a la cultura mexicana”. Empresas como Sabadell, la Caixa, Puig, Danone, Freixenet y Chupachups, están adscritas a las organización.

La inseguridad y el clima de violencia en México forman parte de factores que los empresarios catalanes evalúan al momento de trasladar a sus empresas o al abrir una filial mexicana. Sin embargo, al establecerse en México notan las precauciones que deben tomar. “Es algo que está latente y que a nivel empresarial ha hecho mucho daño, pero la situación no es alarmante como se cuenta en Europa”, describe Casasdellà.