Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guindos cree que las previsiones del FMI para España tienen “sabor agridulce”

Destaca la revisión al alza del crecimiento del PIB pero avisa de la urgencia de formas Gobierno

El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos
El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos EFE

El FMI ha mejorado las previsiones de crecimiento para España de cara a este año y el próximo. Sin embargo, avisa de que a medio plazo puede haber un parón. De ahí que el ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, destacara tras hacerse público el informe de perspectivas que los datos le dejan "sabor agridulce". Recuerda que en en el 2016 España "ha sorprendido positivamente". "Son datos muy positivos que ponen de manifiesto que España, de las economías avanzadas, es la que más crece en 2016". Pero el ministro considera que la economía empieza alanzar "señales" de que "la inercia no va a durar siempre" y considera prioritario formar Gobierno pronto.

España ha encadenado ya cuatro trimestres con un crecimiento del PIB del 0,8%. De cara al tercer trimestre Guindos espera "un dato parecido". Esa velocidad de crucero que ni siquiera la incertidumbre política ha logrado frenar "son datos muy positivos", según el ministro, que muestran una "magnifica evolución que nadie esperaba". "Las reformas económicas han funcionado", ha considerado. "Pero hay algunas señales de que, efectivamente la inercia no va a continuar para siempre, fundamentalmente indicadores de sentimiento económico, tanto de consumidores como de empresarios, que se ve que han empezado a declinar".

También ha hecho hincapié en otro dato relevante en este contexto, que es cómo ha comenzado a desacelerarse la demanda de crédito de las pymes y de los consumidores, y que ha relacionado con una menor confianza en lo que puede pasar en el futuro.

Para Luis de Guindos, solo hay una reforma importante que deba abordar ahora mismo España: un nuevo Gobierno. Formar Ejecutivo, ha defendido, debe ser la máxima prioridad. "Ahí está la necesidad de tener un Gobierno en plenas funciones, estable, con la agenda de política económica correcta y capaz de cumplir los compromisos presupuestarios con Bruselas, continuar con las reformas y mantener y alimentar una recuperación económica que lleva casi dos años por encima del 3%", ha defendido el ministro. En caso contrario, en un "entorno internacional complejo", los síntomas de desaceleración económica "cada vez serán más evidentes y los datos irán reflejando esa desaceleración", ha alertado.

Creación de empleo

Sobre el elevado desempleo que todavía arrastra España (y según el FMI, la tasa de paro seguirá por encima del 16% al menos hasta 2019) el ministro ha avanzado apuntado que si la economía española logra mantener los actuales ritmos de crecimiento, del entorno del 3%, se podrá seguir creando empleo en un entorno de medio millón de puesto de trabajo al año, con lo que se podrán alcanzar los niveles de 2007 y 2008 en los próximos tres años.

En la clausura de un encuentro financiero organizado por Expansión, KPMK y Microsoft, el ministro en funciones ha afirmado que además se recuperarían en dos o tres trimestres los niveles de renta previos a la crisis, siempre y cuando se mantenga la evolución de los afiliados a la Seguridad Social del último trimestre, datos que espera que se repitan en la Encuesta de Población Activa (EPA) que se publicarán a finales de este mes.