Entrevista | Edward Bonham Carter, vicepresidente de Jupiter

La ‘City’ perderá con el ‘Brexit’, pero tengo más dudas sobre el euro

“Cuando los tipos, la inflación y el crecimiento son bajos, no se pueden esperar grandes rentabilidades”

Edward Bonham Carter, vicepresidente de Jupiter.
Edward Bonham Carter, vicepresidente de Jupiter.Santi Burgos

Las finanzas son un drama en un teatro abarrotado de dinero. Edward Bonham Carter, 55 años, vicepresidente de la gestora británica Jupiter AM, hermano mayor de la superestrella de cine Helena Bonham Carter, sabe que actúa para un público exigente. Por eso debe manejarse en la improvisación. En el estreno de la oficina de Madrid, cuando falla el puntero digital recurre a su paraguas. Tiene fama de disidente en una industria de trajes de 2.000 euros y zapatos de 500. Trabaja cuatro días a la semana, llega a las oficinas centrales de la gestora en St James (centro de Londres) pedaleando en bicicleta (“vivo a unos nueve kilómetros, al norte de la ciudad”, precisa) y tiene una perra de raza cockapoo, Daisy, con la que pasa el viernes, su día libre. Y algunos de sus gestores más brillantes trabajan desde casa. “Porque en esta industria no existe una correlación entre el número de horas que pasas en la oficina y los resultados que das a los clientes”, explica. Además, adora el yoga. Una templanza aconsejable cuando se manejan 44.500 millones de euros.

Pregunta. ¿Se considera un excéntrico en una industria tan tradicional como es la gestión de fondos?

Respuesta. [Risas]. No soy tan excéntrico. Pero creo que es importante pensar de una forma distinta frente a lo establecido. En Jupiter analizamos las inversiones a medio y largo plazo. Porque uno de los grandes desafíos del ser humano es ese sentido permanente de urgencia. Algo que resulta paradójico, porque vivimos más. Si eres un niño hoy, puedes vivir 90 o 100 años. Sin embargo, estamos obsesionados por lo inmediato.

P. ¿El Brexit es lo peor que le ha sucedido a Reino Unido en décadas?

R. No. Es muy pronto para decirlo. Aún no han empezado las negociaciones con la Unión Europea. En cierto sentido es una lástima. Yo voté “permanecer”. Pero no creo que sea un desastre para Reino Unido. Tengo dudas, eso sí, sobre la capacidad de sostenimiento del euro. Será muy difícil teniendo diferentes países con distintas dinámicas económicas.

P. ¿La City perderá fuerza y dinero frente a nuevos destinos como París o Singapur?

R. Vivimos en un mundo competitivo. Y la City perderá mercado en determinadas áreas. Pero Londres tiene la ventaja de que el inglés es la lengua universal, el huso horario lo marca Greenwich y hay mucho talento alrededor de las finanzas. Aunque en 20 o 30 años, a medida que crezca Asia, algunos mercados que ahora están en Londres se trasladarán a ese continente.

P. La Bolsa anda en números de récord. Ahora resulta más difícil para el inversor encontrar sus objetivos. ¿Cómo les afecta?

R. Repercute primero en las expectativas. La gente debería asumir que estamos en un entorno de bajo crecimiento, baja inflación y bajos tipos de interés. En este ambiente no se pueden esperar grandes ganancias. Y será difícil lograrlas porque afrontamos una deuda muy alta en el mundo junto al envejecimiento de la población europea. Por eso resulta necesario tener equilibrio en los activos. Habla de récord. Sí, pero en Estados Unidos. Muchas industrias británicas y europeas están al mismo nivel (descontando la inflación) que hace 10 años.

P. ¿Cuándo volverán los mercados europeos a sus niveles habituales?

R. Sinceramente, no lo sé. Es casi un tema filosófico. Los inversores se centran demasiado en el corto plazo. En vez de pensar a tres o cinco años. Si están muy preocupados por las noticias diarias entonces no deberían tener carteras de riesgo, porque psicológicamente es demasiado difícil. Tienes que tratar a tu cartera como a un jardín: mirarlo y disfrutarlo, pero sin hacer cambios constantes.

P. ¿Cómo describiría su estilo de gestión?

R. Largo plazo, paciencia y nos gusta decir que tenemos sentido del humor.

P. ¿Hay una profunda falta de transparencia en la industria de gestión de activos?

R. El sector cada vez es más transparente. Jupiter es una firma cotizada, así que somos cristalinos. Puede ver los beneficios, los activos, cuánto gana la dirección…

P. Pero ha denunciado que algunos fondos de gestión activa cobran elevadas comisiones cuando lo único que hacen es replicar los índices.

R. Lo que ocurre es que la competencia tiene sus efectos. Los consumidores disponen de muchas opciones. Y si no quieren estar en fondos activos porque tienen comisiones altas pueden llevar su dinero a otro producto. Pero creo que esos fondos que replican un índice y cargan elevadas tasas están perdiendo activos. Y los seguirán perdiendo.

P. Algunos analistas advierten de que nos acercamos a aguas turbulentas.

R. Hay mucha gente nerviosa o preocupada, y lo comprendo. Creo que bastante de esa inquietud procede de la geopolítica. Elecciones presidenciales en Estados Unidos, inestabilidad en Oriente Próximo, ralentización económica en China… No sé qué ocurrirá. Pero el crecimiento de la economía mundial es bueno. No es muy alto pero tampoco terrible. Y el sistema bancario cuenta con más capital que antes de la crisis. Yo espero ganancias estables en los próximos años. Es extraño, cuanta más gente aguarda la crisis, menos probable es que suceda.

P. Es evidente que si Donald Trump gana las elecciones presidenciales de Estados Unidos afectará a la política monetaria. ¿Le preocupa?

R. Trump es una maldición. Evidentemente es un tipo distinto de político. Y la incertidumbre sobre lo que hará es grande. Pero lo que mandan son los riesgos geopolíticos. Existe una tendencia humana a sobrevalorar la importancia de los políticos. Sin embargo, las grandes fuerzas de nuestro tiempo, el envejecimiento, la deuda o la tecnología, son más poderosas que cualquier político.

P. La compañía tuvo un margen en sus beneficios netos del 38,5% en 2014. ¿Estos excelentes resultados convierten a Jupiter en el objetivo de una posible compra?

R. No lo sé. No puedo comentar si somos atractivos para otras personas. Como le comentaba, somos una empresa cotizada. Sin embargo, nuestra estrategia es muy simple. Buscar retornos mirando al medio plazo, vender productos a un mayor número de clientes y dirigir un negocio eficiente.

P. Durão Barroso, expresidente de la Comisión Europea, ha fichado por el banco de inversión Goldman Sachs. Casi 140.000 personas quieren llevar el caso ante la justicia europea. ¿Cuál es su opinión?

R. Creo en la libertad personal y creo que la gente tiene derecho a cambiar su carrera. Pero también creo que los políticos deberían ser más sensibles a la reputación personal. Dicen una cosa cuando están en la oficina y hacen algo distinto cuando están fuera.

P. Tengo que preguntarle por su hermana, la actriz Helena Bonham Carter.

R. ¿Quién es? [Risas]

P. ¿Gestiona su dinero?

R. No. Es importante separar las cosas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS