Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hanjin logra nuevos fondos para descargar la mercancía de sus barcos

La naviera surcoreana, declarada en suspensión de pagos, recibirá un préstamo de 47 millones de euros de su principal accionista

El caos en el transporte de mercancías marítimo mundial provocado por la suspensión de pagos de Hanjin está más cerca de solucionarse. Su principal accionista, la aerolínea Korean Air, ha aprobado un préstamo equivalente a 47 millones de euros para desbloquear la situación de decenas de barcos de la naviera surcoreana, que desde hace semanas permanecen fondeados en los mares del mundo sin poder descargar su mercancía, bien porque los operadores portuarios se niegan a atenderlos o por el temor de la empresa a que sus acreedores se queden con los navíos como garantía de pago.

Terminal de Hanjin en el puerto de Incheon, en Corea del Sur.

Korean Air dio el visto bueno al préstamo a última hora del miércoles. Estos fondos se unen a los 39 millones que aportarán de su bolsillo el presidente del conglomerado y la anterior consejera delegada de la naviera. Según la agencia oficial Yonhap, el Banco de Desarrollo de Corea, principal acreedor de Hanjin y entidad que decidió cerrar el grifo a la naviera al considerar que no era viable, se está planteando renovar un crédito valorado en 40 millones de euros para ayudar a solucionar el problema más inmediato: descargar la mercancía. El anuncio podría oficializarse esta misma semana.

Si la entidad aportara estos fondos, Hanjin lograría hacerse en total con unos 126 millones de euros, una cifra no muy lejana a los 139 millones que las autoridades estiman necesarios para al menos normalizar la situación. La compañía, durante sus reuniones con las autoridades y los acreedores, ha remarcado la necesidad apremiante de obtenerlos cuanto antes, porque 83 de los 141 barcos que opera son alquilados y por cada día que siguen fletados por Hanjin la empresa engrosa sus facturas a pagar a un ritmo de 1,8 millones de euros. El juez ya ha ordenado que estos buques sean devueltos a sus dueños, pero para ello tienen que estar vacíos.

Según datos de Hanjin, 34 barcos siguen fondeados a la espera de poder atracar en algún puerto. La compañía ha logrado la protección de sus navíos en países como Japón, Estados Unidos o España, lo que ha ayudado a normalizar la situación. Otros cargueros han dado marcha atrás y están de camino al puerto base de la compañía, en la ciudad surcoreana de Busan. Cuando se anunció la suspensión de pagos a finales de agosto, los barcos de Hanjin cargaban con mercancías valoradas en casi 13.000 millones de euros.

Después de que Korean Air diera luz verde al préstamo y se conociera la posibilidad de que el Banco de Desarrollo de Corea lleve a cabo un movimiento similar, las acciones de la naviera se dispararon prácticamente un 30%. Pero estas buenas noticias son solamente provisionales, porque la situación de Hanjin, con una deuda de más de 4.500 millones de euros, sigue siendo muy delicada.

El miércoles, el juzgado que tutela la suspensión de pagos de la naviera dijo que el plan para salvar a la compañía de la bancarrota era "realmente imposible" en las condiciones actuales. Hanjin tiene que entregar a finales de diciembre un programa de ajuste y viabilidad. Una vez estudiado y consensuado con los acreedores, el juez determinará si se lleva a cabo o si se procede a la liquidación de la empresa. Expertos de la industria coinciden en que solamente un rescate del Gobierno surcoreano podría salvar la compañía, pero el Ejecutivo no parece estar por la labor: "es desgarrador que nuestra mayor naviera se encuentre en esta situación, pero creemos que crearíamos un problema aún más grande si comenzamos a utilizar el dinero de los contribuyentes para resolverlo", aseguró el titular de Finanzas surcoreano, Yoo Il-ho, ante las críticas de la oposición.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información