Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ChemChina logra el visto bueno de EEUU para comprar el gigante de las semillas Syngenta

La compañía estatal china augura que la macroperación, valorada en 38.100 millones de euros, se cerrará a finales de año

Una mujer frente a la recepción de ChemChina en Pekín
Una mujer frente a la recepción de ChemChina en Pekín

La empresa estatal China National Chemical, conocida como ChemChina, tiene más cerca la adquisición del gigante de las semillas Syngenta. El Comité de Inversiones Extranjeras de Estados Unidos (CFIUS), una agencia gubernamental que tiene la potestad de bloquear acuerdos empresariales si cree que pueden suponer una amenaza para la seguridad nacional, ha dado luz verde a la operación. La decisión allana el camino para la compañía china, que espera poder cerrar formalmente la transacción a finales de 2016.

En un comunicado en su página web, ChemChina recuerda que el cierre definitivo del trato está aun sujeto a la aprobación de numerosos organismos reguladores de la competencia de varios países. Ambas compañías "están trabajando en estrecha colaboración" con estas agencias y las discusiones "son constructivas". Aunque Syngenta es una compañía suiza, su negocio se extiende a Estados Unidos con instalaciones en Carolina del Norte y fuerte presencia en otros estados. Los expertos creen que el visto bueno estadounidense ayudará a lograr el sí del resto de entes reguladores.

De fructificar, la compra de Syngenta por parte del gigantesco conglomerado chino se convertirá en la mayor de la historia llevada a cabo por una compañía procedente del gigante asiático. La empresa, según se anunció en febrero, planea desembolsar 43.000 millones de dólares (unos 38.100 millones de euros) para hacerse con una de los grupos de semillas y pesticidas más importantes del mundo. La oferta recibió la recomendación unánime del consejo de administración de Syngenta. La operación requiere que al menos dos tercios de los accionistas de la empresa suiza lleguen a un acuerdo para vender sus títulos a ChemChina.

La empresa conjunta se convertirá en el mayor proveedor mundial del sector, superando al grupo estadounidense Monsanto. Tras conocerse la noticia del visto bueno del organismo estadounidense, el valor de las acciones de Syngenta se disparó un 11%, informa Reuters. Chemchina ha prometido que la empresa suiza seguirá siendo una compañía independiente y mantendrá el equipo directivo actual, pero ha mostrado su voluntad de centrar el crecimiento futuro en el mercado chino.

El interés de ChemChina —y del Gobierno chino— de comprar Syngenta responde a la necesidad de asegurar el suministro de alimentos a sus más de 1.300 millones de habitantes. China, aunque cuenta con ingentes reservas de grano preparadas para ser utilizadas en caso de escasez, depende de los alimentos procedentes del exterior. Con el aumento de la clase media y los recursos de las familias, la demanda de alimentos de alta calidad se ha disparado. Los continuos escándalos relacionados con la seguridad alimentaria, cuya gran mayoría han sido protagonizados por empresas chinas, hace de los productos extranjeros una opción cada vez más popular entre los ciudadanos.

Como otras compañías de propiedad estatal, ChemChina se ha embarcado en una serie de compras de empresas extranjeras en los últimos años. Su mayor adquisición es el fabricante italiano de neumáticos Pirelli, por el que pagó 7.100 millones de euros.

Pero la compra de Syngenta es un desembolso muy alto hasta para los estándares chinos. Según informó la revista económica Caixin, la empresa ha sondeado a varias entidades financieras para lograr dos créditos sindicados, uno liderado por la entidad china Citic y otra por HSBC, en los que también participarían bancos extranjeros. El monto prestado ascendería a los 22.700 millones de dólares de los 30.000 que la empresa calcula que necesita para financiar la operación.

Más información