Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abengoa cierra el acuerdo para su rescate con la inyección de 1.170 millones

Los fondos de inversión se harán con el 50% del capital de la firma de ingeniería que evita la quiebra un año después de desatarse la crisis

Una de las plantas de la empresa Abengoa en Sanlúcar la Mayor (Sevilla).

Casi un año después de desatarse la crisis de Abengoa, la firma industrial y de ingeniería sevillana ha cerrado un acuerdo definitivo con los bancos acreedores, accionistas y fondos de inversión que permitan su rescate. El pacto, cerrado en la madrugada de este jueves, consiste en la movilización de 1.477 millones de euros, de los que 655 millones serán dinero nuevo, 515 servirán para refinanciar los créditos a corto plazo que ha recibido la firma de ingeniería desde septiembre de 2015, y los restantes 307 millones irán a parar a avales.

Tras el acuerdo de esta madrugada, el accionariado sufrirá un completo vuelco. Los actuales accionistas dueños ahora del 50% del capital -la familia Benjumea y 50.000 pequeños inversores- pasarán a tener solo un 5% del accionariado, que podrán doblar si se pagan todos los créditos en ocho años, mientras que los diez fondos de inversión que inyectan el dinero del rescate dispondrán del 50% del capital. Los bancos dueños de deuda antigua por alrededor de 8.000 millones tendrán derecho al 40% del capital y los bancos avalistas a otro 5%.

Los fondos de alto riesgo (hedge fund) que han firmado el rescate son Abrams Capital, The Baupost Group, Canyon, Centerbridge, D. E. Shaw, Elliott Management, Hayfin Capital, KKR Credit, Oaktree y Värde. Deberán abonar los 1.170 millones que incluye el dinero nuevo y la refinanciación de los créditos. Sus fondos están garantizados con varios activos, como Atlantica Yield, la planta de cogeneración AT3, en México, o el negocio de ingeniería.

La parte más complicada del acuerdo la asumen las entidades financieras y agencias públicas que poseen deuda antigua  y a las que se le dan dos posibilidades a elegir. La primera es draconiana:  aceptar una quita del 97% del importe inicial y recibir el 3% restante en los siguientes 10 años. Por eso se espera que la mayoría de las firmas suscriban la segunda opción: incluirse en el plan de rescate y capitalizar el 70% de los créditos, lo que les daría derecho a recibir hasta el 40% de la nueva Abengoa. Si optan por esta opción conservarán además el 30% restante de sus créditos, a devolver en un plazo que oscilará entre los 66 y 72 meses, con posibilidad de prórroga hasta en dos años adicionales y un interés del 1,5% anual.

Los bancos acreedores deben aceptar una quita del 97% o capitalizar su deuda

Por último, los bancos que forman parte del comité negociador - Santander, Bankia, CaixaBank, Popular y Crédit Agricole- pondrán 307 millones de euros en avales, y recibirán el 5%.

Junta de accionistas

Para que el acuerdo tenga validez se tienen que adherir el 75% de los acreedores financieros, el porcentaje que marca la ley concursal para aceptar el rescate. Posteriormente, debe ser homologado por el juez y refrendado en una junta extraordinaria de accionistas. Se espera que en la primera semana de octubre esté resuelto el rescate de forma definitiva. La firma de ingeniería sevillana esquiva así de manera definitiva la amenaza del concurso de acreedores fijada por el Juzgado de lo Mercantil número 2 de Sevilla para el próximo 28 de octubre, si no se llegaba al acuerdo.

La Bolsa ya había saludado el pasado 30 de julio un posible acuerdo para el rescate de Abengoa con fuertes subidas de la acción, que se vieron refrendadas ayer, con nuevas revalorizaciones. Las acciones tipo B del grupo cerraron la sesión bursátil del miércoles a un precio de 0,241 euros tras remontar un 9,05%. Por su parte, los títulos clase A, que cotizan en menor número en el mercado pero cuentan con mayores derechos de voto, registraron una subida del 13,41%, para cerrar en los 0,685 euros. En la apertura de la sesión de hoy, los títulos de ambas clases repuntaron otro 6% pero luego cayeron con fuerza. Las acciones de clase B cedieron un 8,71% y cerraron a 0,22 euros, mientras que las de clase A cayeron un 2,19% para cerrar en los 0,67 euros.

Desde que el 24 de octubre del año pasado Abengoa solicitara el preconcurso de acreedores, ha pasado por fuertes dificultades derivadas de problemas de liquidez que le han llevado a deshacerse de activos para hacer caja y a aplicar ajustes de plantilla masivos que han afectado a 7.000 trabajadores.

En 2016, Abengoa ha vendido cuatro plantas fotovoltaicas localizadas en las provincias de Sevilla y Jaén, la venta del parque eólico Campo Palomas (Uruguay); su participación en la planta termosolar Shams-1, en Emiratos Árabes Unidos; la de algunos inmuebles como la antigua sede de la compañía en Madrid, y el traspaso de su filial de redes de telecomunicaciones, Abentel, a la multinacional Ericsson.

En el contexto del acuerdo de reestructuración y hasta su implementación, la sociedad ha designado a Gonzalo Urquijo Fernández de Araoz como asesor independiente, sin funciones ejecutivas, del consejo de administración en asuntos relacionados con el plan de viabilidad y el seguimiento de su cumplimiento.

Abengoa no es solo una firma de ingeniería. Durante años fue el emblema de la empresa española y el símbolo de la nueva economía verde que proponía el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero para salir de la crisis. De hecho, ha contado siempre con los parabienes de la Junta de Andalucía, que ha vivido con preocupación la crisis de la que fuera la principal empresa andaluza, con 17.000 empleados.

Una complicada ingeniería financiera

El acuerdo, sellado poco antes de la dos de la madrugada de este jueves, contiene una serie de salvaguardas para los fondos que salen al rescate, privilegiados respecto a los bancos deudores. Los fondos prestarán al grupo 1.169,6 millones de euros, incluyendo los importes refinanciados de los préstamos recibidos por el grupo en septiembre y diciembre de 2015 y en marzo de 2016. Esta financiación se dividirá en tres tramos. El primero, por importe de 945,1 millones, con vencimiento máximo de 47 meses, contará con garantías reales sobre determinados activos, incluyendo entre otros el proyecto A3T en México y las acciones de Atlantica Yield propiedad de la sociedad. Las entidades financiadoras tendrán derecho a recibir un 30% del nuevo capital social de Abengoa que salga de la reestructuración.

El segundo tramo, por importe de 194,5 millones de euros, con vencimiento máximo de 48 meses está garantizado con, entre otros, determinados activos del negocio de ingeniería. Las entidades financiadoras tendrán derecho a recibir un 15% de la nueva Abengoa.

El tercer tramo se trata de una línea de crédito contingente que asciende a un importe máximo de 30 millones de euros, con vencimiento de 48 meses que contará con garantías reales sobre determinados activos incluyendo, entre otros, el proyecto A3T en México y las acciones de Atlantica Yield propiedad de la Sociedad y su finalidad exclusiva es asegurar financiación adicional para la finalización de la construcción del proyecto A3T. Las entidades financiadoras tendrán derecho a recibir un 5% del nuevo capital social de la sociedad.

Los bancos acreedores son los que aceptan un mayor sacrificio. Los que no opten por la quita del 97%, y decidan capitalizar su deuda, recibirán un 40% del capital social de la nueva Abengoa por el 70% de su deuda. El 30% restante del nominal de la deuda preexistente será refinanciado mediante nuevos instrumentos de deuda que sustituirán a los preexistentes y que tendrán la condición de sénior o júnior en función de si dichos acreedores participan o no en los tramos de dinero o avales nuevos. Dichos instrumentos tendrán vencimiento de 66 y 72 meses, respectivamente, con posibilidad de prórroga hasta en 24 meses adicionales, y devengo anual de intereses del 1,50% (0,25% de pago en efectivo y 1,25% de capitalización o pago en efectivo únicamente bajo ciertas condiciones).

El instrumento júnior podría ser objeto de una posterior reducción (que en ningún caso podrá ser superior al 80% del valor nominal inicial anterior a la capitalización antes mencionada) en caso de que por materialización de contingencias el importe de la deuda antigua refinanciada (tras la capitalización del 70% anteriormente referida) excediese de 2.700 millones de euros.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información