Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Endesa paga 1.200 millones a su matriz Enel por sus renovables en España

La eléctrica española será la cuarta firma del sector en el país al recuperar el control de las renovables que se quedó la italiana en 2010

Endesa
El presidente de Endesa, Borja Prado

Endesa ha adquirido el 60% de Enel Green Power España (EGPE), cuarto operador del sector español de renovables, de la cual ya poseía un 40%, según ha comunicado este miércoles por la tarde a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). El desembolso asciende a 1.207 millones de euros, 108 menos que lo que tendría que haber pagado por el valor que tiene la citada empresa en libros (2.192 millones el 100%). La operación permite al grupo que preside Borja Prado cubrir el déficit que arrastraba en el sector renovable, así como mejorar su mix de generación, reforzar el perfil regulado de sus negocios, pues el 65% de las instalaciones adquiridas opera en el Régimen Especial, y fortalecer su apuesta por la transición a un sistema energético descarbonizado.

Con esta adquisición, Endesa se convierte en propietario directo de 1.706 megavatios (MW) en instalaciones renovables (95% en eólicas) y de una cartera de proyectos que suma otros 700 MW. Según la compañía, la operación es “perfectamente compatible con el cumplimiento de los objetivos económicos-financieros” y supone una clara mejora de su apalancamiento financiero (deuda neta/Ebitda), que estaba en un nivel considerado como bajo por el mercado (1,3), elevándolo a 1,7, según la compañía.

La transacción supone una vuelta al pasado. Enel, propietario del 70% de Endesa, decidió en 2010 quedarse con las renovables de su filial española e integrarlos en Enel Green Power al tiempo que aportaba los suyos, agrupados en la sociedad Eufer, de manera que su filial española se quedaba con 40%. En la transacción se quedaron fuera los activos de hidráulica que no se había llevado Acciona cuando repartieron la empresa después de 18 meses de gestión conjunta. Enel también decidió entonces adquirir los activos de Endesa en Latinoamérica, con lo que quedaba limitada a la península ibérica.

Sin embargo, Enel decidió el año pasado reintegrar los negocios en España bajo Endesa. Para allanar el camino, el grupo italiano recompró el 31,7% de Enel Green Power que estaba en manos de accionistas minoritarios en Bolsa. El cambio de estrategia supone para Endesa una señal evidente al mercado de que ahora también apuesta de forma directa por las renovables, un sector en el que se había quedado al margen. Asimismo, para Enel supone una inyección de dinero, aunque provengan de su filial española.

La compañía redujo sus beneficios un 8,5% en el primer semestre al tener menos extraordinarios 

Precisamente, el deterioro sobre el valor contable de la participación del 40% que tenía Endesa en EGPE hasta el 30 de junio ha tenido un impacto negativo de 72 millones de euros en la cuenta de resultados. Ello ha influido en que Endesa redujera su beneficio neto un 8,5% el primer semestre hasta 796 millones respecto del primer mismo periodo del año anterior. No obstante, una vez descontados los efectos extraordinarios que se registraron el año pasado por la operación de canje de derechos de emisión, el beneficio ha aumentado un 7,9%. El Ebitda ha sido de 1.866 millones, lo que supone un 3,5% menos, pero un incremento del 6,6% si se eliminan esos efectos extraordinarios.

En términos homogéneos los resultados aumentaron un 7,9%

Los ingresos, de 9.203 millones, han caído un 10,8% debido a los bajos precios registrados en el período como consecuencia, principalmente, de la elevada producción eólica e hidráulica, así como a los 184 millones menos derivados del canje de emisiones realizado el año pasado.

La compañía destaca el buen comportamiento del negocio liberalizado, cuyo margen ha crecido un 8%, medido asimismo en términos homogéneos. Este incremento se ha producido por los menores costes de producción, como consecuencia de la menor producción térmica del período; por los menores impuestos sobre la generación; por la reducción del coste de los combustibles; y por la disminución de los costes medios en la compra de electricidad, debida a la caída del precio en el mercado mayorista (-36,5%).

A su vez, el negocio regulado, que supone más del 60% del Ebitda del grupo eléctrico, ha estado en línea con el del mismo periodo del año anterior. El margen bruto de comercialización de gas se ha reducido en un 17% por la mayor presión competitiva, principalmente en el mercado mayorista, así como por la mayor oferta de gas en el mercado.

La compañía ha conseguido una reducción del 5,7% de los costes laborales, que compensaron el incremento de los costes de operación y mantenimiento registrados fundamentalmente en generación. El endeudamiento neto se ha reducido en 582 millones en comparación con el cierre de 2015 como consecuencia de la sólida generación del cash flow operativo, que se ha cifrado en 1.470 millones, con una mejora del 23,1%.

Durante el periodo comentado, la compañía ha realizado unas inversiones de 322 millones, un 19,3% superiores a las del primer semestre de 2015. Asimismo, el pasado 1 de julio, Endesa procedió al pago de un dividendo complementario de 0,626 euros brutos por acción, lo que eleva a 1,026 euros por acción el dividendo total pagado con cargo a los resultados de 2015, cumpliendo así el compromiso asumido con los accionistas.

Más información