Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España, entre los países con más empleo a tiempo parcial involuntario

Hay 1,75 millones de trabajadores que querían un contrato para toda la jornada pero se tienen que conformar con trabajar unas horas

La mejora laboral tarda en llegar al empleo de calidad. La temporalidad crece. Los salarios todavía padecen un comportamiento anémico y el empleo a tiempo parcial se acerca en cifras históricamente altas. Y además, entre quienes integran este último colectivo son una gran mayoría los que trabajan a mitad de jornada porque no pueden hacerlo a jornada completa, lo que llama la OCDE tiempo parcial “involuntario”. Son el 63,4%, según esta organización, solo Grecia, Eslovaquia e Italia tienen porcentajes más altos. El resto de países que integran el club de los países más industrializados del mundo se sitúan muy por debajo. Este tipo de precariedad laboral afecta mucho más a las mujeres que a los hombres.

Una empleada de una fábrica de alpargatas artesanas.
Una empleada de una fábrica de alpargatas artesanas.

El porcentaje de empleo a tiempo parcial por falta de opciones ha cedido algo de protagonismo en España en 2015. Un año antes suponían el 64,6% de todos los que trabajaban a media jornada. El ejercicio pasado había caído en 1,2 puntos porcentuales. Sin embargo, España todavía forma parte de un grupo de cuatro países que superan de largo el 60%. Los otros tres están por encima: Grecia, que con un 68,9%, ya lo estaba en 2014, como Italia y Eslovaquia, según el informe de la OCDE Perspectivas para el empleo 2016, divulgado recientemente. La media de los países que integran el club de los más industrializados del mundo se sitúa en el 17,4%.

Empleo parcial involuntario por países

Pero el descenso español —tanto en el porcentaje como en el ranking (en 2014 era la segunda)— no se debe a que haya caído el número absoluto de quienes trabajan a tiempo parcial porque no pueden hacerlo a jornada completa. De hecho, subió. En 2015 había en España una media de 1,75 millones de personas en esta situación, 20.000 más que el año anterior, según otra fuente estadística, esta estatal, la encuesta de población activa. Sin embargo, creció más el colectivo completo de los empleados a media jornada, hubo una media de 50.000 más que elevó la cifra total hasta los 2,8 millones.

Desde que comenzó la crisis en 2007, el empleo a tiempo parcial ha sido el elemento más resistente del mercado laboral en los países desarrollados. En el caso de España, en este tiempo ha pasado de 2,4 millones de ocupados a media jornada a 2,8 millones. Y este salto debe mucho al colectivo de los “involuntarios”, que en el mismo periodo han pasado de casi 750.000 a 1,75 millones.

El trabajo más resistente

Algo similar ha sucedido en Italia, Eslovaquia o Grecia, países en los que el peso específico de los trabajadores por horas ante la falta de alternativas se ha duplicado en los últimos nueve años. El incremento de este colectivo en este periodo no ha sido algo exclusivo de estos países. También Holanda, donde el empleo a tiempo parcial tiene una tradición muy arraigada y extendida, ha subido mucho. No obstante, aquí el incremento ha sido del 6,1% al 11,7%.

Poco éxito de estos contratos

Un 14,5%  del empleo total. El trabajo a tiempo parcial nunca ha tenido mucho éxito en España. En España hay 2,8 millones de trabajadores por horas, el 14,5%, del total. En muchos países de la OCDE, la tasa es mayor.

Tirón con la crisis. El trabajo a medio jornada ha sido la única forma de trabajo asalariado que ha crecido durante la crisis. Ahora hay 400.000 personas más en estos empleos que hace nueve años.

Una circunstancia en la que también coincide el cuarteto que lidera esta tabla es que sus tasas de paro superan la media de la Unión Europea. Aunque en este apartado, España y Grecia merecen una mención especial ya que ambos países superan el 20% de desempleo desde hace ya varios años.

Si se mide el peso del empleo a tiempo parcial involuntario, sobre el conjunto del mercado laboral —no solo sobre quienes trabajan por horas— España sale peor parada en la comparación internacional. Es el único país, junto a Italia, cuyo porcentaje supera los dos dígitos: un 11,8% en el caso transalpino y un 10% justo en el español.

Un aspecto a tener en cuenta es que este tipo de precariedad en el empleo —como otras— afecta mucho más a las mujeres que a los hombres, en consonancia con el hecho de que son ellas quienes mayoritariamente trabajan a tiempo parcial. Según los datos de la OCDE, en España el 15,3% de mujeres con empleo tiene un trabajo por horas cuando querría tenerlo a tiempo completo. Entre los hombres, en cambio, este porcentaje disminuye considerablemente al quedarse en un 5,5%.

La misma tónica se repite en Italia o en Grecia, e incluso en Holanda y Alemania. Esto explica que en el conjunto de la OCDE los hombres que trabajarían más tiempo si pudieran sean el 2,2% del total de ocupados, mientras que las mujeres llegan al 5,2%.