Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El déficit de las Administraciones crece en 2.175 millones y se aleja del objetivo de Bruselas

En lugar de reducir el desfase presupuestario un 28%, el Ejecutivo lo eleva hasta abril un 18%

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. EL PAÍS

Los datos de las cuentas públicas acumulados hasta abril no han sido buenos. Durante los primeros cuatro meses del año, el conjunto de las Administraciones Públicas aumentó el déficit en 2.175 millones de euros con respecto al mismo periodo del año anterior. Un desfase presupuestario por valor de 13.860 millones de euros que aleja a España del objetivo del 3,6% del PIB comprometido con Bruselas.

Mientras que el déficit debería descender un 28% para bajarlo al 3,6%, el Gobierno en realidad lo ha engordado un 18% durante el primer cuatrimestre. Si el año pasado el déficit se situaba en abril en el 1,08% del PIB, ahora mismo se coloca en el 1,24%, un incremento inesperado y que puede obligar a tomar medidas adicionales de aquí al cierre del año.

Estos datos consolidados no recogen el saldo de los ayuntamientos. Sin embargo, el superávit de este grupo ha disminuido en el primer trimestre hasta los 662 millones frente al entorno de los 900 millones registrados el año pasado. Tampoco se incluye el recorte del gasto de los Ministerios que aprobó el Gobierno por valor de 2.000 millones y que todavía no ha aplicado. Casi la mitad de todo este tajo se centrará en los desembolsos en carreteras.

Pese a que el Ejecutivo contemplaba un incremento de la recaudación del 3,5%, los ingresos de los cuatro primeros meses del año están retrocediendo un 0,7% en contabilidad nacional, fundamentalmente por Sociedades y Renta. De hecho, si se examina la evolución hasta mayo de los ingresos por caja de la Agencia Tributaria, éstos caen un 2,8% en términos homogéneos. Y ello se debe a que la rebaja del IRPF está restando de las arcas públicas unos 2.334 millones en lo que va de año. Por la rebaja de Sociedades también se pierden 353 millones.

Además, los cambios en el pago fraccionado de Sociedades quitan otros 1.434 millones de euros. Con motivo de la crisis, Hacienda obligó a las empresas a adelantar el pago de Sociedades como si no obtuviesen ninguna desgravación o exención. Y ese dinero se les devolvía al año siguiente en la liquidación. Sin embargo, este año se ha suprimido esa obligación y las arcas públicas se resentirán por ello en 2016.

Eso sí, conforme avance la segunda mitad del año, la nota positiva consiste en que la recaudación se comparará con un periodo en el que ya se había aplicado la rebaja completa de impuestos y, por lo tanto, los ingresos no descenderán tanto.

Las comunidades autónomas logran reducir su déficit un 24% una vez se descuentan los efectos de los anticipos. El agujero regional disminuye hasta los 2.624 millones y se sitúa en el 0,23 % del PIB, por debajo del 0,34 % anotado en el ejercicio anterior. Esta mejora obedece a que este año las autonomías reciben unos 8.000 millones más en ingresos fruto del sistema de financiación.

Llama la atención la mejora de los ingresos por cotizaciones, que por fin repuntan al 2,9% después de varios años en los que se obtenían crecimientos muy exiguos. No obstante, según los expertos, este alza no será suficiente para detener el incremento del agujero de la Seguridad Social, cuyo desfase en el sistema de pensiones podría subir por encima de los 16.700 millones del año pasado. Buena prueba de ello es la marcha de la ejecución presupuestaria de la Seguridad Social, la cual en mayo se ha anotado un saldo positivo de 2.865 millones frente a los 3.615 millones contabilizados durante los cinco primeros meses de 2015.

Más información