Los todoterrenos afianzan su peso

Las ventas de coches suben un 21% en mayo

De los 10 modelos más vendidos a particulares cinco son SUV; lidera el Dacia Sandero seguido del Kia Sportage.
De los 10 modelos más vendidos a particulares cinco son SUV; lidera el Dacia Sandero seguido del Kia Sportage.

Las matriculaciones de automóviles siguen con viento a favor —subieron el 21% el mes pasado, el mejor mayo desde 2008— pero la euforia no debe ocultar algunos síntomas preocupantes. Y es que la fiesta no es generalizada porque el crecimiento se está concentrando en los Rent a Car, el canal con menor margen, ante la perspectiva de un año turístico récord: sube un 16,6 % en mayo y nada menos que el 37,7% en el año. Las matriculaciones de empresas crecieron un 14,3% el mes pasado (18% en el año) y las de clientes particulares, las más rentables, un 15,2%, (7,8% en el ejercicio). Así, de las 44.395 unidades más vendidas en 2016, cerca de la mitad (24.900), son coches de alquiler.

El mercado se va a enfrentar en los próximos meses a dos factores que jugarán en contra. Las compras de las firmas de alquiler, muy estacionales, se frenarán al empezar el verano, y el Plan Pive 8 agotará sus fondos en julio sin un nuevo gobierno constituido que pueda ampliarlos.

Por lo que se refiere a las tendencias, sigue el tirón imparable de los todoterrenos modernos o SUV, que están al alza y copan ya el 32,2% de las ventas a particulares, o lo que es lo mismo, uno de cada tres automóviles que compran los clientes privados en España es un SUV. Hay ya cinco modelos de este tipo entre los 10 más vendidos a privados y aunque el Dacia Sandero sigue de líder absoluto, el Kia Sportage es ya segundo. Más atrás están el Nissan Qashqai, Hyundai Tucson y Renault Captur, para completar el quinteto. La llegada de rivales de marcas populares, como el Seat Ateca, aviva el fuego.

La otra tendencia que se acelera en el mercado español es la pérdida de cuota de los líderes históricos. Mientras las ventas crecen un 12,5% en lo que va de 2016, solo cuatro de las 10 primeras marcas del ranking superan esa tasa: Opel (25,3%), Audi (23,6%), Peugeot (17,6%) y Toyota (13,7%). El resto pierde cuota.

El fenómeno provoca que se reduzca la distancia entre las marcas tradicionalmente dominadoras y sus perseguidoras. Las primeras, todas con fábrica en España —Opel, VW, Peugeot, Seat, Renault, Citroën, Ford y Nissan, que se sumó en 2015— tienen cuotas de ventas del 5% al 8%. Pero este año Audi y Toyota les pisan los talones con un 4,8%, y el pelotón de persecución —Kia, Fiat, Hyundai, BMW, Mercedes y Dacia— que están ya entre el 4,7% y el 4,1%, amenazan su dominio.

El resultado es que España camina desde un G8 de marcas a un G10 este año y un G16 a medio plazo, lo que convertirá al mercado en el más competitivo del mundo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción