Radiografía de EspañaAnálisis
i

El ladrillo comienza a desperezarse tras la gran explosión

En plena burbuja se firmaban en España hasta 124.000 hipotecas al mes. Tras la mayor crisis inmobiliaria de España, el crédito empieza a fluir de nuevo poco a poco

El mercado inmobiliario comienza a desperezarse después de un largo invierno. El sector lleva aletargado casi una década. El pasado marzo se constituyeron 22.983 hipotecas sobre viviendas inscritas en los registros de la propiedad, lo que supone un aumento del 14,5% sobre las constituidas un año antes, según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE). No obstante el número de préstamos para financiar la compra de la vivienda aún dista mucho de los registrados en los albores de la crisis.

En enero de 2007, antes de desencadenarse el colapso financiero, se constituyeron más de 124.000 hipotecas sobre viviendas, seis veces más que el pasado marzo. La crisis financiera de 2008 y el pinchazo de la burbuja inmobiliaria provocaron el desmoronamiento del sector. Las cajas de ahorro y bancos que habían concedido créditos para pagar la vivienda con cierta alegría cerraron el grifo del crédito. La serie estadística refleja el trompazo. Desde enero de 2007 hasta mayo de 2014 el número de préstamos para financiar una vivienda ha caído en 82 de los 88 meses de ese periodo. Aunque desde entonces encadena 22 meses al alza.

Las cantidades que los ciudadanos piden prestado para pagar la adquisición de la vivienda también han caído en los últimos años en paralelo al desplome del precio de la vivienda, aunque en los últimos trimestres muestras ciertos síntomas de recuperación. El importe medio de las hipotecas, extraído de las escrituras públicas, es de 107.861 euros, un 4,8% más que el mismo mes del año pasado. El precio del metro cuadrado de la vivienda libre en España ascendió a 1.492 euros de media durante el primer trimestre, según datos del Ministerio de Fomento, lo que supone un aumento del 2,4% respecto al mismo periodo de 2015. En total, los bancos prestaron en marzo 2.479 millones de euros para financiar la adquisición de viviendas, según el INE. Lo cierto es que el sector se ha levantado y comienza a caminar con paso lento después de encadenar casi una década postrado tras el atracón del boom inmobiliario. El pasado marzo se firmaron 31.925 operaciones de compraventa de viviendas, lo que supone un aumento del 16,8% sobre el mismo mes del año anterior.

La política monetaria expansiva del BCE, que mantiene los tipos de interés próximos al 0%, se percibe en el tipo de hipotecas constituidas. El 87,6% de los préstamos para comprar vivienda utiliza un tipo de interés variable, frente al 12,4% de tipo fijo. Y eso pese a que los bancos cada vez ofrecen mejores condiciones sobre las hipotecas a tipo fijo pero el euríbor, que está en niveles negativos inclina la balanza. Esta referencia, la más común para calcular el tipo de interés de las hipotecas, cerró en mayo en el -0,0013%, el menor valor de su historia.

El Euribor es de hecho el tipo de referencia más utilizado en la constitución de hipotecas a interés variable, en concreto en el 94,3% de los nuevos contratos. El tipo de interés medio para las hipotecas constituidas sobre viviendas es del 3,25%, un 3,2% inferior al registrado en el mismo mes del año anterior.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50