Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Unión Europea planea multar a un cartel de camiones

La sanción se debe a que seis productores concordaron fijar los precios de venta y retrasaron la introducción en el mercado de nuevas tecnologías para mejorar las emisiones de sus vehículos

Unos camiones en la factoría de Scania en Sodertalje (Suecia).
Unos camiones en la factoría de Scania en Sodertalje (Suecia).

La Unión Europea está a punto de imponer una multa a un cartel de fabricantes de camiones que podría ser la más elevada de la historia, según anticipó ayer Financial Times citando fuentes cercanas a las discusiones sobre el asunto. La sanción se debe a que los productores DAF, Daimler, Iveco, Scania, MAN y Volvo/Renault fijaron los precios de venta y retrasaron la introducción en el mercado de nuevas tecnologías para mejorar las emisiones de sus vehículos. 

Competencia empezó la investigación en 2014. Por ello, cuatro de las seis compañías involucradas en la investigación han realizado provisiones por unos 2.330 millones de euros.

Las fuentes citadas por el diario británico aseguran que la multa llegará durante 2016, posiblemente en unas semanas, y será con toda probabilidad superior a los 1.400 millones —la multa más elevada hasta la fecha— con los que la Unión Europea sancionó a un cartel de tubos para pantallas de TV y ordenador en 2012.

El diario menciona unos documentos que indican que la investigación de Bruselas pone bajo la lupa la actuación de las seis compañías entre 1997 y 2011, y que detallan “varias maneras” en las que se coordinaron a la hora de establecer sus precios. Las firmas además, están acusadas de haber pactados los tiempos y las cuantías de las subidas de precio a la hora de introducir en el mercado nuevas tecnologías para mejorar las emisiones.

La comisaria, Margrethe Vestager, ha comparado esta investigación a otras de gran envergatura como las contra el gigante tecnologico Google y las empresa proveedora de gas rusa Gazprom. Vestager ha hecho hincapié también en el hecho de que en Europa circulan unos 600.000 camiones y que las empresas que los gestionan son principalmente pymes. Cada acuerdo a la hora de definir los precios de los vehículos, ha insistido, habría podido conllevar una subida en el coste de todos los bienes transportados, desde la comida hasta los muebles.

Para amortizar el golpe de la sanción, DAF ha realizado previsiones 850 millones de euros, Iveco por 450 millones, Daimler por 600 millones y Volvo por 400 millones. MAN, la empresa propiedad de Volkswagen que ha dado el chivatazo, podría evitar la multa; Scania, que también pertenece al grupo alemán, es la única de las seis firmas que no se ha preparado a las imposición de la multa: “aunque no se puede excluir la imposición de una sanción”, se lee en su cuenta de resultados, “Scania no es capaz de evaluar su impacto".