Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un alto cargo del Banco de España fue indemnizado aunque fichó por La Caixa

El Tribunal de Cuentas critica que el directivo de Fernández Ordóñez cobrará por despido improcedente cuando se fue voluntariamente

Sede del Banco de España, en Madrid.
Sede del Banco de España, en Madrid.

El Tribunal de Cuentas critica en un informe que el Banco de España pagara una indemnización a su anterior secretario general, José Antonio Alepuz, a pesar de que su abandono del cargo en septiembre de 2011 se produjo “por voluntad propia para iniciar una nueva actividad”. Seis meses después, Alepuz fichó por La Caixa y ahora es secretario del consejo de CriteriaCaixa.

Alepuz cobró 41.485 euros entre octubre y diciembre de 2011, otro tanto entre enero y marzo de 2012, y una compensación de 281.476 euros de indemnización en abril de 2012, cuando ya realizaba su actividad en La Caixa. En total, casi 364.500 euros en apenas seis meses.

Fuentes del Banco de España señalan que la situación que se produjo con Alepuz era posible porque la normativa lo permitía. Sin embargo, subrayan que, a partir de 2013, la normativa cambió y que ya no pueden dar situaciones similares.

El informe recuerda que en septiembre de 2011 la Comisión Ejecutiva del Banco de España aceptó la “renuncia voluntaria” de Alepuz, secretario general desde 2002, y aceptó mantener la relación laboral con el secretario general ya cesado, abonándole la compensación y manteniendo además su póliza de seguro de enfermedad, otras de seguros de vida y aportaciones a su plan de pensiones.

Aunque el Tribunal de Cuentas reconoce "no apreciar tacha de legalidad" en este proceder, sí critica que se le pagaran seis meses de compensación laboral "por la necesidad de dilatar durante este periodo su incorporación a la nueva actividad" y a pesar de que había dejado el cargo "por voluntad propia y para iniciar una nueva actividad".

Unas condiciones que, al igual que la indemnización equivalente al despido improcedente que se le pagó tras cesar su relación laboral con el Banco de España, el 31 de marzo de 2012, contrastan con las "limitaciones que ya se habían impuesto al régimen retributivo de los altos directivos" con la reforma laboral y a la que se iban a introducir poco después para los altos cargos.

"Incluso contrasta con la indemnización que se satisfizo al gobernador del Banco de España, cesado posteriormente, pese a que sus restricciones para el ejercicio de otra actividad eran mucho mayores", añade el organismo fiscalizador, en referencia a Miguel Ángel Fernández Ordóñez.

El pago a Fernández Ordoñez

Y es que Fernández Ordóñez, gobernador del Banco de España entre marzo de 2006 y junio de 2012, percibió prestaciones compensatorias por 348.751 euros, equivalentes al 80% de su sueldo, complementos y dietas de asistencia a las reuniones del Consejo de Gobierno y de la Comisión Ejecutiva, tal y como establece la normativa en vigor.

Una cuantía que se abonó entre 2012 (92.641 euros), 2013 (177.307 euros) y 2014 (78.803 euros), y que el Tribunal de Cuentas considera "adecuada", dado que su régimen de incompatibilidades, regulado en la Ley de Autonomía del Banco de España, le impedía el ejercicio de cualquier actividad profesional relacionada con las entidades de crédito o los mercados de valores durante dos años tras su cese.

Al finalizar este periodo, el exgobernador pasó a la situación de jubilación y a percibir la pensión pública correspondiente al concluir su indemnización, señala el informe del Tribunal.

En total, el organismo fiscalizador cifra en 671.712 euros las compensaciones económicas abonadas a altos cargos del Banco de España entre 2012 y 2014, ya que los otros ceses que tuvieron lugar durante ese periodo --el subgobernador, cuatro consejeros y cinco directores generales-- no percibieron nada al reincorporarse a puestos en la propia institución.