Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Agricultura rebaja el impuesto sobre la renta al campo

La reducción supone un recorte de 413 millones en las bases imponibles del tributo

El Ministerio de Agricultura ha efectuado una rebaja generalizada de la fiscalidad agraria para los agricultores y ganaderos que se hallen encuadrados en el sistema de declaración objetiva o de módulos a efectos del IRPF. Esta fórmula es la utilizada masivamente por el sector agrario, con más de un millón de declaraciones. Según las estimaciones oficiales, la reducción supone una rebaja de las bases imponibles de 413 millones de euros.

Una explotación ganadera de vacas en Lalín (Pontevedra)
Una explotación ganadera de vacas en Lalín (Pontevedra)

Para la adopción de esta medida, la Administración ha tenido en cuenta los efectos negativos sobre las explotaciones de las condiciones climatológicas, como la falta de lluvias, además del comportamiento de los mercados.

La decisión del Gobierno afecta, con carácter estatal a las producciones ganaderas de bovino de leche, a la ganadería extensiva de bovino de carne, ovino, caprino y porcino, así como a los productores de conejos, de olivar, tomate y a los productores de cítricos. Para otras producciones como cereales u oleaginosas, las reducciones de los módulos se aplican en función de la situación de cada zona.

Las reducciones de módulos se traducen en una disminución proporcional de la base imponible derivada de los rendimientos de la actividad agraria, y por tanto, del resultado que se paga en la declaración del IRPF. En la producción de apicultura, bovino de carne extensivo, ovino y caprino y porcino extensivo, el módulo pasa del 26% al 18%.

Reducción general

En olivar y en cítricos se reduce del 26 al 22%. En el sector del vacuno productor de leche pasa del 32% al 16%. Para los productores de conejos, afectados por una crisis de precios, la reducción va del 13% al 7%. En cereal, frente a un módulo actual del 26%, pasa a un abanico entre el 5% y el 18 %. Con carácter general, se aplica además una reducción adicional general del 5% sobre el rendimiento neto que resulte de la estimación objetiva.

A estas reducciones se suman las medidas acordadas por el Gobierno a finales del pasado año que contemplaban la exención parcial del 85% del impuesto sobre electricidad para los regantes con el fin de compensar la subida de tarifas y el fracaso de Agricultura de cara a lograr para el sector contratos de temporada para pagar solo el término potencia en periodos de riego y no todo el año.

En medios agrarios se ha valorado positivamente esta reducción, aunque no se halla explicación a la no inclusión entre las producciones beneficiadas de otras que también han sufrido problemas de rentabilidad durante el pasado año. Entre esas producciones se hallaría el porcino que, según los propios datos de Agricultura en sus estimaciones de la renta, sufrió una caída de precios del 10%, los huevos con un descenso del 8,6% o los productores de hortalizas obligados a destruir parte de sus cosechas por el adelantamiento del cultivo consecuencia de los calores del otoño y del invierno que provocó el hundimiento de precios.