Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Peña Nieto sale al rescate de dos Estados dañados por la crisis petrolera

El presidente de México crea un programa de reactivación económica para Tabasco y Campeche

Enrique Peña Nieto en Villahermosa, Tabasco.
Enrique Peña Nieto en Villahermosa, Tabasco. EFE

La caída del 65% en el precio del petróleo no solo ha obligado a México a realizar draconianos recortes. También ha forzado al Gobierno de Enrique Peña Nieto a mirar a Tabasco y Campeche, los Estados petroleros del sureste, la perla del crudo mexicano que produce el 7,38% del PIB nacional, y que han visto sus economías hacerse trizas desde que el precio del petróleo comenzó a caer hace 24 meses. Este miércoles, el presidente anunció un paquete de medidas destinado a reactivar la actividad económica de la región.

Peña Nieto hizo el anuncio en Villahermosa, la capital de Tabasco. El 66% de los ingresos del Estado dependen del petróleo. Desde diciembre de 2014, la entidad ha perdido 15.000 empleos, muchos de ellos en Petróleos Mexicanos y sus contratistas. Por ello, el Gobierno pretende atender la falta de liquidez agilizando los pagos a proveedores locales que trabajan para la petrolera estatal. La Secretaría de Hacienda también dará “facilidades temporales” a los pequeños y medianos empresarios en el pago del ISR e IVA y en las cuotas de la seguridad social, anunció el mandatario.

El Gobierno pretende crear empleos en el corto plazo elevando el gasto de obra pública en la región. Se construirán carreteras y puentes, se pavimentarán vías y se adelantará el remozamiento de escuelas del Estado, programado para realizarse en 2017. Pemex también podrá utilizar temporalmente “licitaciones no consolidadas” que pedir bienes y servicios a compañías locales.

En el vecino estado de Campeche, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural y Pesca ha levantado un veto que mantuvo durante 30 años en la Sonda de Campeche. “Esto significa que se va a permitir pescar en una zona que se extiende a 10.000 kilómetros cuadrados”, dijo Peña Nieto. En esas aguas, hace 55 años, un pescador encontró un tesoro que enloqueció a las autoridades. Rudesindo Cantarell halló un yacimiento gigantesco que producía en 1979 3,3 millones de barriles diarios, dos tercios de todo el petróleo mexicano. Hoy, la depreciación de ese oro negro ha llevado a 11.000 campechanos a perder su trabajo en los últimos meses.

A las autoridades que asistieron al evento no les quedó otra opción que ver con optimismo los turbulentos tiempos y hablar de cómo la economía mexicana ha disminuido su dependencia del petróleo. Luis Videgaray, el secretario de Hacienda, explicó que en 1982 el 68% de las exportaciones mexicanas eran crudo. “En 2015 fue apenas el 6%”, presumió. Ildefonso Guajardo, el ministro de Economía, incluso citó al poeta Ramón López Velarde: “El niño Dios escrituró un establo y los veneros de petróleo al Diablo”.

Alejandro Moreno, gobernador de Campeche por el PRI, el partido de Peña Nieto, destacó otros logros. “México es el número uno en América Latina con 32 millones de turistas”. También mencionó que el país es el principal productor de televisores de pantalla plana y de café orgánico en el mundo.

La Administración de Peña Nieto pretende incluir a Tabasco y Campeche en la cuarta Zona económica especial, que se sumará a las tres creadas desde el arranque del mandato, en diciembre de 2012. Esto pretende dar a la zona alternativas para disminuir su dependencia del crudo. Habrá un enfoque en la pesca y en el sector industrial, además de un impulso al turismo.