Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

ExxonMobil registra sus peores resultados desde 1999

Chevron y ConocoPhillips sufren pérdidas por la volatilidad del precio del petróleo

Estación de servicio de la petrolera Exxon en Carnegie, Pensilvania.

El repunte del precio del petróleo no es suficiente para apuntalar las cuentas de resultados de las grandes corporaciones en el sector de la energía. ExxonMobil, la mayor compañía de la industria, redujo el beneficio trimestral a 1.810 millones de dólares. Es un 63% menos que en el arranque de 2015 y la más baja desde 1999. Los ingresos de la segunda mayor empresa de Estados Unidos cayeron un 30%, a 48.710 millones.

La presión es aún mayor en Chevron. La segunda petrolera estadounidense sufrió pérdidas por valor de 725 millones, frente a ganar 2.600 millones hace un año. Se suman a los 590 millones que tuvo en negativo en el cuarto trimestre de 2015, cuando registró las primeras las pérdidas en 14 años. La caída en la cifra de negocio fue similar a la de ExxonMobil, próxima al 30%, hasta los 23.070 millones. Pero su negocio es menos diversificado.

En la víspera, ConocoPhillips presentó pérdidas por valor de 1.470 millones de dólares. Un año antes tuvo un beneficio de 270 millones. Los ingresos de la tercera petrolera de EE UU cayeron un 37% en el año, hasta los 5.020 millones. La persistencia del bajo precio de la energía le llevó a recortar otra vez el plan de inversiones para 2016, que ahora queda en 5.700 millones. Todas las petroleras están ajustando sus planes de capital para conservar efectivo.

La tensión en el mercado de la energía acaba de privar a ExxonMobil de la preciada triple A. Standard & Poor´s procedió el martes a rebajar un escalón la nota de solvencia de la petrolera estadounidense como reflejo de la complejidad que se vive en toda la industria. Es algo que no sucedía desde la Gran Depresión. Este desenlace, sin embargo, no debería afectar a la capacidad que tiene para financiarse.

El club de la triple A queda así reducido a solo dos grandes corporaciones en EE UU: la tecnológica Microsoft y el conglomerado de consumo Johnson & Johnson. El barril se negocia esta semana cerca de los 45 dólares, lo que representa un incremento del 50% respecto al mínimo de febrero. Pero sigue lejos de los más de 100 dólares que se pagaban en el verano de 2014, antes del desplome.

ExxonMobil, como señala S&P, dobló la deuda durante los últimos años mientras que optó por mantener un programa de recompra de acciones y de dividendos a los accionistas “que excede su capacidad interna para generar efectivo”. Sí reconoce el esfuerzo que está haciendo para reducir el gasto. Aunque considera que es insuficiente para limitar los efectos del bajo precio del petróleo, que seguirá haciendo presión durante al menos dos años.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >