Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ganaderos de ovino y caprino piden más control en el etiquetado

Exigen que figure claramente el país donde se crió el animal y en el que fue sacrificado

Los ganaderos de ovino y caprino quieren que las etiquetas de este tipo de carne cumplan estrictamente la normativa comunitaria. Exigen, a través de la organización del sector, Interovic, que figure claramente en ellas el país donde se crió el animal y en el que fue sacrificado, y se lo piden a las comunidades autónomas.

España importa carne de oveja durante todo el año, pero durante las fiestas navideñas el volumen crece. La procedencia es, habitualmente, Italia y Francia. Actualmente casi se han paralizado las entradas de canales de cordero desde otros países como Reino Unido, Australia o Nueva Zelanda cuyos pesos eran superiores.

Las importaciones de Francia e Italia suelen tener un peso similar al comercializado en España, pese a que se ha criado con sistemas diferentes y sus precios suelen estar entre uno y tres euros kilo por debajo de los españoles. El consumidor español no opta por la compra de animales de peso elevado. La mayor demanda se concentra en los animales denominados lechales, cuyo peso en canal no debe superar los ocho kilos.

Más información